Estados Unidos flexibiliza exigencias

La Embajada de Estados Unidos precisó que la ley contra el bioterrorismo no fue postergada y entró en vigencia la semana pasada, pero se estableció un período de adaptación de ocho meses.

Por
19deDiciembrede2003a las08:47

A través de un comunicado, la sede diplomática indicó que hasta el 12 de agosto de 2004 “los exportadores deberán cumplir todos los requisitos establecidos por la ley” pero “habrá ciertas contemplaciones”.

En ese lapso las empresas que exporten contarán con la ayuda de una guía informativa emitida por la Administración de Fármacos y Alimentos y la Oficina de Aduana y Protección de Fronteras.

En el marco de su visita oficial a Washington, el secretario de Agricultura de la Nación, Miguel Campos, se reunió esta semana con la secretaria de Agricultura de Estados Unidos, Ann Veneman, con quien mantuvo conversaciones sobre temas multilaterales, regionales y bilaterales, informó la cartera.

Asimismo, mantuvo un encuentro con el comisionado de la Food and Drug Administration (FDA), Mark McClellan, (organismo encargado de implementar la ley sobre bioterrorismo), con quien analizó las normativas actuales sobre registro de empresas exportadoras y notificación previa de embarques.

Durante, el encuentro con el representante de la FDA, el secretario Campos manifestó la preocupación del Gobierno por los prejuicios que pueden generar dichas reglamentaciones, en particular a pequeñas empresas exportadoras en sectores tales como pescado, jugos, azúcar, vinos, peras, te, aceite de limón, maní, miel y aceite de girasol.

Al finalizar la reunión, el Comisionado de la FDA le comunicó al titular de la cartera agraria la decisión de no aplicar en forma estricta las exigencias de registro y aviso previo hasta el 12 de marzo. “Esta es una excelente señal de la FDA que ha entendido las dificultades de los países en desarrollo en acceder a las exigencias en un plazo tan corto”, remarcó Campos. A su vez, ambos funcionarios acordaron continuar los contactos tendientes a establecer mecanismos de consulta para evitar disrupciones en el comercio por la aplicación de la normativa sobre bioterrorismo.

Ronda de la OMC

Por otro lado, en el encuentro con su par norteamericana, Ann Veneman, y en lo que atañe a la OMC, ambos funcionarios debatieron sobre el estado de situación de la negociación y la importancia de avanzar en las discusiones en Ginebra, por lo que Campos insistió en la importancia de cumplir con las fechas establecidas en el mandato de Doha y pidió el liderazgo de Estados Unidos para relanzar dichas negociaciones.

En este sentido, Veneman expresó que comparte los lineamientos del Grupo Cairns sobre apertura del comercio agrícola.

Ambos funcionarios acordaron reforzar los trabajos con China para sumar a ese país a la política de desarrollo biotecnológico. De este modo, Campos anunció la realización de una reunión en el mes de febrero en Buenos Aires, de todos los países del continente para alcanzar un entendimiento sobre requisitos para evitar disrupciones en el comercio de granos genéticamente modificados.

En temas bilaterales, Campos agradeció la visita a la Patagonia para ser reconocida libre de fiebre aftosa, sin vacunación, y solicitó un procedimiento rápido para lograr el ingreso de carne ovina, con hueso, a los Estados Unidos en 2004.

También explicó el tipo de control fronterizo que se aplica en el norte del país, para evitar la reintroducción de la enfermedad, y los trabajos que realizan los países de la región.

Etiquetado y trazabilidad. Miguel Campos pidió que el Gobierno de Estados Unidos apoye y trabaje en forma conjunta con la Argentina para iniciar consultas formales en Ginebra contra las reglamentaciones europeas en materia de etiquetado y trazabilidad de productos genéticamente modificados y sus derivados. “Es una normativa sin sustento científico”, dijo.

Temas en esta nota

    Load More