Anticipan un futuro promisorio para la ganadería argentina

Los analistas advierten que las existencias y la faena de hacienda vienen cayendo en los últimos años.

Por
20deDiciembrede2003a las08:27

Ese proceso se verá acentuado en 2004 por la sequía y podría determinar que la escasez de hacienda coincida con un aumento de demanda provocado por la reapertura de mercados externos de mayor poder adquisitivo. La consecuencia sería obvia: una mejora en el nivel precios internos.

Este punto de vista fue sostenido por Víctor Tonelli, director de Carnes Hereford, durante una reunión organizada por Colombo y Magliano en el Mercado de Liniers, donde dijo que "la faena cayó de 14 millones de cabezas en 1990 a 11 millones en 2002 y la evolución de las existencias muestra un comportamiento similar". El proceso está provocado por márgenes agrícolas más atractivos que los ganaderos, pérdida de praderas, problemas climáticos y otros factores que darán como resultado menor oferta de terneros y novillos en los próximos años.

Tonelli advirtió que la escasez de hacienda podría coincidir con la reapertura de los mercados de EE.UU., Canadá y Chile, que se concretaría en 2004 o 2005, lo que podría provocar una explosión de precios de la hacienda. Para justificar su pronóstico, recordó que Uruguay ya superó el episodio aftósico y está exportando a EE.UU., Canadá y a otros mercados, lo que generó una suba del precio de la hacienda del 55% en dólares.

Otros países vecinos también están aprovechando el buen momento que están pasando los precios internacionales de la carne. Brasil se convirtió en el primer exportador mundial, con 1,3 millón de toneladas vendidas, por un valor de 1500 millones de dólares; Chile realiza transacciones con países de la Unión Europea y del Nafta sin aranceles. También le vende a México, Israel y Corea del Sur, lo que provocó aumentos del 30% en el precio interno de la hacienda.

* * *

Ignacio Iriarte, director de Informe Ganadero, opinó en la misma sintonía al decir que "en los últimos años se viene reduciendo la oferta de equilibrio del rodeo nacional, lo que se revela por una disminución del 14% de la faena de machos en los últimos cuatro años". El orador admitió que los productores quieren mantener el stock, pero el avance agrícola lo arrincona y le hace perder productividad. A este fenómeno estructural, en 2003 se le agregó el efecto de la sequía. "Hay zonas donde la situación continúa siendo grave, como San Luis, Mendoza y sectores de La Pampa y Córdoba donde la faltante absoluta de pasto puede reducir la preñez en 20/25%.

En zonas donde la seca alcanzó menos intensidad -fuera de la región central del país- llovió en noviembre/diciembre, pero luego sobrevinieron días de calor y viento. En estas regiones hay ocho millones de vacas que también sufrieron ausencia o retraso de celo, que se traducirá en un corrimiento de preñez y menor porcentaje de concepción. Todos estos fenómenos reducirán la producción de terneros de 15 a 14 millones en 2004 y determinarán que haya muchos animales cola de parición.

Temas en esta nota