Aportes de la ganaderia a la sustentabilidad ecologica - Por Ernesto F. Viglizzo, INTA/Conicet

La relación entre objetivos económicos y ecológicos plantea un desafío complejo para la empresa rural que debe sostener su productividad y rentabilidad a largo plazo.

19deMayode2005a las18:01

La relación entre objetivos económicos y ecológicos plantea un desafío complejo para la empresa rural que debe sostener su productividad y rentabilidad a largo plazo. La complejidad aumenta cuando esas dos problemáticas (la económica y la ambiental) son proyectadas a grandes escalas (espaciales y temporales) que afectan a la sociedad en su conjunto. Problemas habituales a escala menor (por ejemplo, pérdida de fertilidad de un potrero, erosión del suelo, ataque de una plaga a un cultivo, etc.) pueden ser resueltos en plazos relativamente breves con tecnología convencional bien conocida. En cambio, la solución de problemas de escala mayor como la contaminación de una cuenca, el agotamiento de un acuífero o la inundación de una zona, tienen alta complejidad (involucran muchos factores y muchos actores) y tiempos de resolución que se miden años, décadas y aún siglos.

Cuando vinculamos la ganadería con la ecología no estamos frente a un tema novedoso. Los trabajos de varios autores, y nuestros trabajos sobre los sistemas de producción en la pradera pampeana han demostrado que existe, en varios sentidos, una relación inversa (tradeoffs) entre productividad y sustentabilidad ambiental. Esto significa que el precio que suele pagarse por aumentar la productividad del sistema, es una caída potencial de la sustentabilidad ecológica. Esto generalmente se mide a través de indicadores específicos. El uso de la tierra (que define el planteo productivo de la empresa rural) y la aplicación de tecnología son dos factores centrales que el productor controla y maneja para aumentar la productividad y mejorar su beneficio económico. Sin embargo, esos dos factores imponen también un costo ambiental que resulta a menudo tan involuntario como desconocido. En general, el productor toma sus decisiones en base a una relación entre el beneficio y el costo económico. Pero no siempre esas decisiones consideran la relación entre el beneficio económico y el costo ambiental.

Ganadería y sustentabilidad ecológica a escala predial

¿Qué aporta la ganadería a la sustentabilidad de la empresa rural? Este es un interrogante que se plantea recurrentemente desde hace años. Y en general, ha tenido respuesta aceptable a escalas de potrero y de predio. Es conocido que la ganadería tradicional argentina tiene, en relación a la agricultura de cosecha, atributos que mejoran la ecología zonal. Varios indicadores de sustentabilidad ecológica nos demuestran que la ganadería tradicional utiliza menos insumos, consume menos energía fósil, extrae menos nutrientes, mejora el reciclado local de los mismos, compromete menos el hábitat y la biodiversidad, e integra pasturas y cultivos en sistemas que mejoran la estructura y la fertilidad de los suelos. Pero esta afirmación es válida cuando hablamos de sistemas ganaderos extensivos o semi-intensivos.

La situación tiende a cambiar, sin embargo, cuando aquel modelo de ganadería comienza a ser sustituido por una ganadería intensiva con patrones y esquemas de producción más cercanos a los industriales que a los agropecuarios tradicionales. Estos sistemas se articulan mejor con los actuales planteos de agricultura continua que les proveen buena parte de los insumos alimentarios que demandan. No sorprende que los feed-lots y otros sistemas ganaderos intensivos proliferen en áreas agrícolas. De esta manera, de un sistema mixto que integraba dos actividades complementarias en un esquema unificado de rotación, pasamos a dos actividades disociadas, altamente especializadas y eficientes, que se han desacoplado en términos biológicos y en el planteo productivo.

Cuando evaluamos estas variantes productivas a través de indicadore

Temas en esta nota