Prevén el relanzamiento del Mercosur antes de fines de año.

La Argentina y Brasil fijarán una nueva agenda de trabajo desde el 30 de noviembre...

21deMayode2005a las08:09

La decisión fue adoptada ayer en un encuentro entre Bielsa y su par brasileño Amorim en Brasilia

Acuerdan un calendario de reuniones bilaterales cada quince días

San Pablo.- Relanzamiento. En el Mercosur la palabra ya suena gastada, pero las autoridades de Brasil y la Argentina dicen que ahora es de verdad: el 30 de noviembre se "pasará en limpio" toda la relación con el lanzamiento de protocolos que resuciten la agenda muerta del bloque.

La iniciativa fue tomada por el gobierno argentino como una forma de sincerar las relaciones con Brasil, que vienen siendo afectadas por divergencias en una serie de temas tanto políticos -Consejo de Seguridad, integración regional- como económicos y comerciales, por ejemplo, falta de una estrategia de consenso para lidiar con sectores productivos afectados por el vecino, para atraer inversiones o para incentivar en forma equilibrada la producción en cada país.

El canciller Rafael Bielsa, que llegó anteanoche a Brasilia para recibir ayer la condecoración Ordem Nacional do Cruzeiro do Sul (un gesto de distensión en la relación bilateral luego de los últimos enfrentamientos), aprovechó el viaje y llegó con una carpeta de 50 carillas bajo el brazo. Dentro, un documento que fue preparado durante todo el último mes, con participación de varios de los ministros de Néstor Kirchner, con un diagnóstico de cada uno de los temas de la relación bilateral.

El informe, llamado "Acuerdo de Brasilia", tiene un objetivo claro: listarle a Brasil todos los temas en los que se puede avanzar, fundamentalmente con buena predisposición, decisión política y fondos.

Frente a la apuesta de Lula por la Comunidad Sudamericana de Naciones, el Gobierno quiere volver a focalizar la atención de Brasil en la relación con la Argentina. La carpeta tiene desde temas relacionados con la cuestión comercial hasta la integración de los planes nucleares o la cooperación científica, militar y de control fronterizo.

Diagnóstico compartido

Con el documento en sus manos, el canciller brasileño, Celso Amorim, se comprometió a tomarlo como base para elaborar otro similar. A partir de ese diagnóstico en común, se prepararían protocolos de acción definida para cada uno de los temas pendientes.

El gran anuncio de esos protocolos, que virtualmente serían un "relanzamiento" del Mercosur con objetivos renovados, sería hecho el 30 de noviembre, fecha en la que se conmemoran el Día de la Amistad Argentino-Brasileña y los 20 años del anuncio público de los entonces presidentes Raúl Alfonsín y José Sarney de iniciar el proceso de integración que derivó luego en la constitución del Mercosur.

A partir de la semana que viene se realizarán reuniones bilaterales cada 15 días -en la Argentina o Brasil- para ir discutiendo punto por punto del documento.

Socio incómodo

En una conferencia dada por Bielsa y Amorim, el ministro argentino afirmó: "Efectivamente, la Argentina es un socio incómodo. Es un socio poco confortable (para Brasil) en muchas oportunidades, pero no por capricho, sino porque tiene necesidades vinculadas a su gente. En su posición de defensa de los intereses, no hay irracionalidad, sino necesidad".

Amorim, en tanto, negó que existan conflictos. "¿Tregua? Las treguas se necesitan cuando hay una guerra, y nosotros no tenemos ninguna guerra con la Argentina", dijo ante una pregunta durante la conferencia de prensa. "No hay ni rivalidades; lo que tenemos entre Brasil y la Argentina son problemas comunes que tenemos que resolver con esfuerzos comunes."

Según contó a LA NACION una fuente que participó de la reunión cerrada que mantuvieron las delegaciones de los dos países, Amorim insistió varias veces para que la delegación argentina "no pusiera en duda la continuidad del

Temas en esta nota