Polémica con Brasil por el comercio.

Persisten diferencias entre los empresarios...

Por
27deMayode2005a las08:11

Mar del Plata (De un enviado especial).- A pesar de los gestos y las palabras, las diferencias existen. Industriales argentinos y brasileños tratan en esta ciudad de quitarles importancia a los encontronazos en el Mercosur, pero se envalentonan rápidamente ante cualquier cuestionamiento en favor de la parte contraria. Textiles, calzado, electrodomésticos, muebles de madera, lácteos y producción de trigo son los sectores en los que la Argentina se siente invadida por importaciones de Brasil.

Durante el 5° Foro Federal de la UIA, en el hotel Costa Galana, Paulo Skaf, presidente de la Fiesp, la entidad fabril brasileña, fue conciliador durante su discurso y recurrió al mismo argumento que sus pares argentinos: las divergencias son pocas y ambos países tienen mucho en común. Pero minutos después, ya debajo del escenario, se entusiasmó al ser interrogado sobre si pensaba que existían asimetrías en el bloque regional. "El tipo de cambio favorece hoy a la Argentina y es más relevante que la existencia del Bndes -contestó-. El real está a 2,40 dólares, y el peso, a 2,90. Cuando nosotros estábamos en 3,40, el único tema del que hablaban era el tipo de cambio? Ahora quieren agregar otros problemas. No es así. Hay que entender, por ejemplo, que las tasas son mucho más elevadas en Brasil que en la Argentina."

Héctor Méndez, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), tampoco demoró la respuesta. "¿Así que Skaf dice que no hay asimetrías? Bueno, yo digo que las hay -empezó-. Ellos están pidiendo protección contra China, que no me vengan a decir que no la podemos pedir nosotros. Lo de que el tipo de cambio nos favorece a nosotros no es así, porque en la Argentina no todos los sectores tienen un dólar a tres pesos: hay exportadores que pagan 5, 10 o 20 por ciento de retenciones sobre esas ventas. De cualquier manera, no interferimos en los ministerios de ambos países. Solamente negociamos entre los privados."

Sí, los dirigentes de ambos países coinciden en el rechazo a la política de exportaciones china. "China es enemigo del mundo", dijo Méndez, y Skaf agregó: "La preocupación de Estados Unidos es China; la preocupación de Europa, también. Es un país que tiene una competitividad artificial porque no es una economía de mercado."


Temas en esta nota