Se mueve la invernada.

La sequía en la provincia de Buenos Aires obliga a vender los terneros que, en principio, se iban a vender después de junio...

Por
30deMayode2005a las08:50

La sequía en la provincia de Buenos Aires obliga a vender los terneros que, en principio, se iban a vender después de junio. Una encuesta muestra una suba en el consumo de carne en los sectores de más bajos ingresos.

Se prevé que apenas pase esta oferta estacional muy alta de invernada, los precios volverán a afirmarse. Están saliendo terneros (machos y hembras), que con un clima normal hubieran sido vendidos en el segundo semestre. La intensa seca actual, entonces, obliga a vender en forma anticipada la invernada, pudiéndose pronosticar un precio muy firme para el ternero en el segundo semestre y serias dificultades para el feedlot profesional para hacer un segundo o tercer ciclo de engorde en el año, por escasez, y por precio.

El uso del maíz este año será récord, y a causa de la seca se suceden las reuniones técnicas destinadas a difundir conocimientos sobre encierre o suplementación con grano, inclusive en vacas de cría.

En la seca de 2003 en el semiárido se usó la suplementación de vacas de cría con pequeñas cantidades de maíz, con excelentes resultados.
Aunque circularon noticias confusas en la última semana, puede afirmarse que, finalmente, en los próximos días vendrá la misión del Aphis americano, con lo que se inician los trámites y estudios que permitirán que en un año y medio —plazo más probable— volver a vender carne fresca en Estados Unidos. Más vale tarde que nunca. Veremos cómo se desempeña la misión a la luz de las nuevas medidas de fuerza anunciadas por el personal de Senasa.

Tendencias. Un estudio presentado por la consultora AC Nielsen, en el Tercer Encuentro Nacional de Retailer, sostiene que se está registrando un incremento sostenido en el consumo del sector de clase media-baja; pero, en especial, un aumento del consumo del sector D2, el sector más sumergido de la población.

Según Nielsen, en el Gran Buenos Aires se está registrando un aumento en el gasto de los sectores de menores recursos (D1-D2E), que gastan la mayor parte de sus ingresos en productos básicos, especialmente alimentos.

Para el consultor hay un aumento del consumo por ascenso de los niveles más bajos (D2E) a niveles de gasto y consumo superiores (D1).
La demanda por carne vacuna es la sumatoria de la demanda de millones de consumidores; es muy posible que el salto del precio de la carne al mostrador, de 3,5 pesos a 8 pesos, en los últimos tres años haya hecho reducir la demanda de muchos consumidores de clase media y clase baja, pero esta caída habría quedado más que compensada por la aparición de cientos de miles de “nuevos” consumidores, que serían los que han recuperado el empleo y que en el poco volumen que demandan semanalmente, les importa relativamente menos el precio absoluto de la carne.

Unos aflojan como consumidores, pero otros se agregan como nuevos consumidores.

Temas en esta nota