Exportan biotecnología a Oceanía.

Para el desarrollo precoz de terneros...

Por
06deJuniode2005a las08:15

La Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), una de las más importantes empresas operadoras del comercio de granos en la Argentina, con 9 millones de toneladas por año, planea vender a Nueva Zelanda, el mayor comercializador de productos lácteos del mundo, con más de 1.100.000 toneladas anuales, un novedoso alimento que aquí ya se utiliza en los tambos y en la cría bovina para la producción de carne.

Hace unas semanas, la Asociación de Cooperativas, integrada por 160 entidades que agrupan a unos 95.000 productores, logró patentar en este país Ruter, producto que promueve un desarrollo temprano del rumen (parte del aparato digestivo de los animales), con lo cual los terneros pueden prescindir de la leche de sus madres con bastante anticipación respecto de los sistemas tradicionales de cría.

Con el producto ya patentado, la firma proyecta comenzar a exportarlo a Nueva Zelanda en menos de un año. En la actualidad, la empresa ya vende todos los años por más de 300.000 dólares unas 300 toneladas de este alimento a países limítrofes como Chile y Uruguay.

Además, en el mercado interno la compañía comercializa unas 300 toneladas por mes de este producto, valuadas en poco más de 900.000 pesos.

"Que Nueva Zelanda, el primer exportador de leche, nos haya dado la patente es algo muy importante, porque después nos puede servir para tratar de entrar en los mercados de los Estados Unidos y Europa, donde también está en trámite la patente", dijo a LA NACION Miguel Angel Fabbroni, gerente de la División Nutrición Animal de ACA, sector de la empresa que hoy factura unos 12 millones de dólares por año.

Desarrollo

Según explicó Fabbroni, llegarán a la Argentina especialistas de ese país para evaluar el funcionamiento del alimento Ruter, que, según la empresa, sirve para que a los 35 días de edad los animales puedan tener desarrollado el mismo rumen que habrían alcanzado a los 120 días de vida en condiciones normales, e incorporarse antes a los sistemas de producción.

"Se van a llevar el producto para hacer pruebas en tres universidades; una de Nueva Zelanda y dos de Australia. La idea es que nosotros estemos con ellos para los ensayos", comentó el ejecutivo.

En ese país aún no existe un sistema de crianza como el que desarrolló la empresa. Por esta razón, y considerando el liderazgo de Nueva Zelanda en la producción lechera mundial, en ACA creen que tienen por delante un futuro bastante alentador.

"Como la nutrición animal es un negocio estratégico, me parece que podemos tener buenas perspectivas.

Además, el producto no sólo es novedoso para Nueva Zelanda, sino para todo el mundo, por el sistema de alimentación", indicó, por su parte, Julián Echazarreta, subgerente general de la compañía.

Aparte de los ensayos que se van a hacer en este país, el siguiente pasó sería una visita por parte de técnicos de la empresa para iniciar el vínculo comercial.

"En cinco meses estaríamos en Nueva Zelanda para las tratativas comerciales y en un año comenzaríamos la exportación directa", afirmó Fabbroni.

La empresa que distribuirá el producto en Nueva Zelanda será Wrightson, que tiene negocios en diferentes áreas, como carne, lana, servicios forestales, compra y venta de campos e insumos. Esta firma también está presente en Uruguay, donde produce semillas forrajeras.


Temas en esta nota