La sequía complica a los rodeos de cría.

Las limitadas lluvias de los últimos días aliviaron sólo parcialmente la falta de humedad que sufren amplias regiones del país...

Por
13deJuniode2005a las09:17

Las limitadas lluvias de los últimos días aliviaron sólo parcialmente la falta de humedad que sufren amplias regiones del país. En muchos campos ganaderos de La Pampa, sur de Santa Fe, sur de Córdoba, sudoeste y sur de Buenos Aires, entre otras regiones, la hacienda de cría y de invernada enfrenta serios problemas para su alimentación. La falta de forraje encuentra a los rodeos de cría con estados avanzados de preñez, a pocos días de la estación más cruda del año. Y en 2005 hay muy pocas posibilidades de llevar la hacienda a otra zona, como se pudo hacer en el pasado, porque no hay campos ganaderos para alquilar o hay que pagarlos en quintales de soja.

El panorama para los próximos días es preocupante teniendo en cuenta que el invierno es la estación menos lluviosa. Además, si ocurrieran precipitaciones, el rebrote deberá sortear la difícil barrera de las bajas temperaturas durante junio, julio y agosto.

* * *

Frente a esa realidad, ya son bastantes los productores que están realizando, como primer paso, una clasificación de las vacas de cría separando las que se ven más sufridas y las de preñez adelantada para ofrecerles alimentación diferencial. El segundo paso consiste en recalcular la receptividad total del campo en la nueva situación y admitir que será necesaria una reducción de la carga animal con relación a otros años. Si se trata de un campo de ciclo completo, en el que ya se han cargado los novillos gordos, habrá que poner la lupa en los próximos a terminar y decidir, en cada caso, si vale la pena agregar los últimos kilos con grano o venderlos en el estado en que se encuentran, antes de que sigan perdiendo peso en pleno invierno.

Si todas las decisiones anteriores no alcanzan y hace falta suplementar a las vacas se puede recurrir a los rollos y al grano de maíz. En el primer caso habría que suministrar no menos de 8/10 kg por día y por vientre de un material de buena calidad para cubrir los requerimientos. "Si el productor dispone de grano de maíz habría que hablar, como regla general, de 3/4 kg por día, luego de un período de acostumbramiento combinado con rollos", propone un conocido nutricionista. Si el ganadero tiene que salir a comprar reservas, debería privilegiar calidad y contenido de nutrientes digestibles. "Un rollo de paja de trigo se consigue muy barato -$ 50- pero sólo tiene alrededor de 20% de material aprovechable por el animal. Mil kilos de maíz valen $ 190, pero tienen más de 80% de nutrientes digestibles, por lo que el costo por unidad de energía entregada es sustancialmente menor", compara.

 

Temas en esta nota