El aceite de colza busca su lugar en el mundo.

La información estadística indica que la producción mundial de aceites vegetales alcanzó, en la campaña 2002/2003, la cifra de 93 M de t...

Por
13deJuniode2005a las09:25

La información estadística indica que la producción mundial de aceites vegetales alcanzó, en la campaña 2002/2003, la cifra de 93 M de t. Primero, el aceite de soja, y el segundo lugar fue para el de palma. La colza alcanzó una producción de 14 M de t.

En el mercado le siguen, a la colza y en orden de importancia, otros como el de girasol, 8 M, de maní, 5 M, y de algodón, 4 M. El resto de la oferta lo constituyen los aceites de oliva con 3 M, de coco, 3 M, de maíz, 2 M, de sésamo, 0,8 M, y de cártamo, 0,5 M.

Cabe recordar que nuestro país fue pionero en los estudios sobre el comportamiento del cultivo de colza a fines de la década del 70 y principios de la del 80, especialmente en la Estación Experimental Agropecuaria de Barrow, hoy perteneciente al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y situada en el sudeste de la provincia de Buenos Aires.

En esa época, el aceite proveniente del cultivo era altamente tóxico para el consumo humano, por contener altos niveles de ácido erúcico y glucosinolatos. A mediados de la década del 80, y en laboratorios canadienses, se consiguió llevar estos componentes tóxicos a prácticamente valores inexistentes, por lo cual el producto pasó a llamarse Colza 00 (cero de componentes tóxicos), y más tarde fue patentado como Canola, que es una contracción de la palabra inglesa Canadian Oil Low Acid.

A partir de ese enorme salto tecnológico, y habiéndose comprobado que el aceite de colza contiene muy bajos niveles de ácidos grasos saturados (entre 5 y 7 %), lo cual lo transforma en un excelente aceite que evita la generación de colesterol en el ser humano, este producto comenzó a expandirse a nivel mundial.

Es oportuno que reecordemos que el resto de los aceites vegetales comestibles contienen entre 8 y 15 % de ácidos grasos saturados, excepto el de palma, que supera el 30 %. La expansión del cultivo se produjo en primer lugar en Canadá, y luego pasó a los países de la Unión Europea y Asia.

Actualmente, los principales productores de grano de colza son la Unión Europea (Alemania, Francia, Polonia) con 10,5 M de ton., China, 9,5 M, Canadá, 7,5 M, India, 6,2 M y Australia, 1,3 M. El INTA, así como otras instituciones estatales y privadas, realiza actividades de investigación y desarrollo de este cultivo, especialmente en la Estación Experimental Agropecuaria de Barrow (también ubicada en la provincia de Buenos Aires), como una forma de seguir contribuyendo a la diversificación del sector agropecuario y, por ende, al desarrollo técnica y económicamente sustentable del mismo.

 

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota