El comercio interno del Mercosur en el centro del debate.

Este fin de semana se realizará en Asunción la cumbre de mandatarios del bloque regional...

17deJuniode2005a las08:10

El Mercosur realizará este fin de semana en Asunción su 28va. cumbre con el debate inclinado hacia la revisión de sus relaciones comerciales internas y de sus sistemas productivos, en un contexto político hipersensible de varios de sus miembros.

Brasil, reacio a los pedidos de Argentina para establecer mecanismos de corrección de las asimetrías en el comercio bilateral y la producción industrial de ambos países, tendrá que sortear la propuesta que pondrá sobre la mesa Paraguay, para utilizar aranceles internos de manera transitoria para compensar desequilibrios.

La propuesta, uno de los puntos de la agenda de la presidencia paraguaya, consiste en "accionar mecanismos transitorios, por medio de tarifas intrazona que se aplicarían cuando por razones distintas a un aumento de competitividad se produzca un crecimiento fuerte de importación de productos que excedan su porcentual histórico", explicó la viceministra de Comercio de Paraguay, Miriam Segovia.

El proyecto está en discusión desde hoy en las reuniones técnicas del Grupo Mercado Común (GMC) y será abordado a nivel político por el Consejo Mercado Común (CMC), que sesionará entre sábado y domingo, antes de la cumbre de presidentes que se celebrará el lunes.

"Un desajuste de carácter financiero afecta bastante a los países miembros, principalmente a las economías pequeñas. Paraguay está proponiendo esto sobre todo por las experiencias que tuvimos que vivir en años anteriores", explicó la canciller paraguaya, Leila Rachid, en referencia a la devaluación del real en 1999 y del peso argentino en 2002.

La propuesta, sin embargo, es más acotada que la que Argentina formuló a Brasil, que incluye pautas para mejorar la integración de los sistemas productivos y un "código de conducta" para evitar que las inversiones extranjeras se concentren en Brasil.

No obstante, la agenda elaborada por Paraguay también contempla la discusión sobre "el régimen para la integración de procesos productivos en varios Estados partes del bloque", según señaló el vicecanciller paraguayo, José Martínez Lezcano.

Otro tema de análisis será la definición sobre el Fondo Estructural para equilibrar las diferencias de desarrollo entre los socios, creado en la cumbre pasada en Ouro Preto.

En principio, el fondo estaría integrado con 100 millones de dólares, de los cuales el 70 por ciento aportaría Brasil; el 27 por ciento, Argentina; el 2 por ciento, Uruguay, y el 1 por ciento Paraguay, en tanto el destino del dinero será definido en el segundo semestre bajo la presidencia uruguaya.

La reuniones preparatorias comenzaron hoy en Asunción con las discusiones técnicas del GMC, y entre el sábado y domingo, se espera la llegada de cancilleres y ministros de Economía, que conforman el CMC, entre ellos Rafael Bielsa y Roberto Lavagna.

El presidente Néstor Kirchner tendrá apenas un breve paso por Asunción, ya que si bien llegará el domingo junto al resto de sus colegas para participar de la tradicional cena, no asistirá a la cumbre el lunes, porque retornará la noche anterior para encabezar los actos del Día de la Bandera.

La fecha para la cumbre no es este semestre demasiado cómoda para el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula Da Silva, que sufrió hoy la primer baja de su gabinete con la renuncia del jefe de la Casa Civil y su mano derecha, José Dirceu, debido a las denuncias de corrupción.

Tampoco es el mejor momento para el anfitrión, Nicanor Duarte Frutos, que está reformulando su gabinete en medio de denuncias de sobornos en el Poder Legislativo.

La presencia de Eduardo Rodrígues, el nuevo presidente de Bolivia, inmerso en una dramática crisis, aún no fue confirmada, en tanto los presidentes de Perú, Alejandro Toledo, y de México, Vicent

Temas en esta nota