Intensifican la ganadería para dar más espacio.

En La Arboleda, el maíz lleva tecnología de punta. Su paquete está constituido por materiales de alto rendimiento y fertilización nitrogenada y fosforada...

Por
08deJuliode2005a las09:10

Los Cóndores. En La Arboleda, el maíz lleva tecnología de punta. Su paquete está constituido por materiales de alto rendimiento y fertilización nitrogenada y fosforada.

“Si bien quizá la semillas que utilizamos tenga un 20 por ciento más de costos, el diferencial de rendimientos que nos aporta compensa el mayor gasto”, razonó Javier Malpassi, productor de la zona de Berrotarán, casi al pie de la sierra de Los Comechingones.

“Como en la zona es necesario cosechar el grano lo más seco posible, debido a que su bajo precio ya no admite más descuentos, es necesario que la planta llegue en buen estado y no se vuelque”, completó Javier.

En la explotación familiar, que trabaja junto a su hermano Mario y a su padre Eduardo, la producción agrícola se combina con la ganadería. El esquema destinado al ciclo completo está conformado por pasturas perennes sobre la base de alfalfa y verdeos de invierno.

“Se busca hacer alfalfas puras, sin consociar, y de ciclos cortos que son los mejores que se adaptan a la zona. Además, ofrecen plantas más plásticas al corte”, comentó Mario. En los campos destinados a la cría y al engorde de novillos y vaquillonas, la ganadería ocupa el 35 por ciento, el resto es agricultura.

Tendencias

De la jornada sobre maíz realizada en Córdoba la semana pasada (ver más información en página 4), los productores se llevaron como dato más fresco las perspectivas climáticas para el comienzo del ciclo de granos gruesos.

“Nos preocupamos un poco con los pronósticos para octubre y noviembre, meses en los cuales el clima sería muy seco para la región. Sin embargo, los niveles de lluvias se recuperarán luego, aun por encima de los normal, hasta enero, con lo que se alentó un poco las perspectiva climática”, sintetizó Mario al comentar la disertación de Stella Carballo, del Instituto de Clima y Agua del Inta Castelar.

Para tener un panorama más definido de cómo vendrá el ciclo habrá que esperar hasta fin de mes, cuando estarán listos los pronósticos para febrero próximo, un mes considerado clave para el cultivo de maíz.

Además de aportarle sustentabilidad al sistema de producción, el maíz también se convierte en carne, en un intento por darle valor agregado. La caída del precio del grano junto con las mejores pasturas disponibles, en relación con años anteriores, favorece la retención de animales jóvenes para engordarlos.

“Este año se nota una recuperación en los precios ganaderos. Hay que ver qué pasa con el mercado y qué va a requerir el consumo. Se está hablando de una buena demanda del novillo de exportación, pero veremos cómo evoluciona”, explicó Mario.

La idea de intensificar la ganadería también tiene su correlato en la estrategia de darle más cabida a la agricultura. “Hoy con la siembra directa y con la rotación soja/maíz más fertilizantes vemos que la producción se estabiliza en números interesante, por lo que no tenemos la necesidad de pasar a una rotación ganadera con pasturas y verdeos”, confió el productor.

Temas en esta nota