Los corrales engordan.

Este año, muchos se largaron a engordar en instalaciones caseras. Pero grandes feedlots siguen creciendo y van por nuevos mercados...

16deJuliode2005a las08:49

El 2005 arrancó con precios del maíz por el piso. En las primeras semanas del año, los cerca de 60 dólares que se pagaban por tonelada del cereal hicieron que muchos pensaran en racionar a la hacienda, aún en corrales caseros o apenas con algunos comederos a campo. A esa tarea se abocaron no pocos criadores e invernadores, además de los feedlots de siempre, que tuvieron así una fortalecida competencia de quienes aprovechaban una coyuntura favorable.

Para los nuevos en el negocio de engordar hacienda con grano, y para los que no lo son tanto, quedaba cada vez más clara la creciente interrelación de la ganadería con la agricultura. Por un lado, la expansión del área agrícola obliga a intensificar cada vez más los planteos con la hacienda. Y, por otro, el engorde de animales se convierte en una buena alternativa para agregarle valor a los granos, sobre todo si los precios se derrumban, como pasó con el maíz y con el sorgo.

Justamente, el sorgo resulta clave en el negocio feedlotero de una de los principales grupos agrícolas argentinos, El Tejar. Llegando a su base en Saladillo, armó un feedlot particular.

Primero, lo hizo sobre un campo alquilado, como la agricultura en las 100.000 hectáreas que trabajó en Argentina, Uruguay, Brasil y Bolivia en la campaña pasada. El dueño del establecimiento tenía un pequeño feedlot, y El Tejar hizo más corrales con una inversión relativamente baja pero eficiente (por ejemplo con comederos de lona). Así, se lanzó a embutir sorgo húmedo en "chorizos" de 5 pies, una dimensión que resulta ideal para la pala cargadora que alimenta al mixer.

El mar de "chorizos" que se ve llegando al feedlot, sobre la ruta 205, contiene básicamente sorgo de producción propia del grupo. En realidad, como dice José Sabena, responsable del emprendimiento, El Tejar armó el negocio en buena medida para darle una salida a esos granos, que juegan un rol muy importante en su rotación agrícola y que, de otra manera, hubiera tenido que vender a precio bajo en el mercado.

De los 2.500 animales que tiene en esos corrales, ninguno pertenece al grupo. Todo es hotelería. Por el engorde de terneros livianos, se paga $ 0,22 por kilo de alimento puesto en el comedero, más $ 0,25 de hotelería por cabeza y por día. Sino, $ 1,80 fijo por kilo engordado. En ambos casos, más $ 6 de sanidad por animal. Para saber cuánto rinde el negocio, habrá que poner en la ecuación el precio de compra, el de venta y los gastos.

Para Sabena, hoy los números son ajustados, tanto para quien maneja el feedlot como para el cliente. Pero la demanda sigue firme. El Tejar no tiene más lugar y por estos días mucha gente manifiesta su interés en entrar.

Y no es que no haya feedlots en la zona. Al contrario. Para muchos Saladillo es casi la capital del negocio. A pocos kilómetros del de El Tejar, sobre la misma 205, hay otro, de Compal, que no para de crecer. También está Profeed, sobre la ruta 51, y Agroganadera Saladillo, de Carlos Cortese, también armó el suyo.

A una hora y media de allí, en Las Flores, el feedlot Don Corral, que con 15.000 cabezas es el más grande de Buenos Aires dedicado estrictamente a hotelería, también vive una especie de "boom de demanda". Según contó a Clarín Rural Antonio Da Silva, su manager, hasta hace poco estaban hasta el tope, aunque ahora está saliendo mucha hacienda gorda y la reposición está difícil, porque hay menos oferta que a principios de año y, por ende, la invernada está más arriba.

Las Flores y Saladillo, a pesar de estar en plena Cuenca del Salado, la principal zona de cría de la Argentina, son ejemplos del avance de la agricultura, lo que obliga a intensificar los planteos ganaderos si se pretende, al menos, mantener el stock.

Se trata de un proceso que se extiende

Temas en esta nota