La encrucijada del maíz.

Hay una coincidencia entre productores, analistas y proveedores de insumos que a esta altura no es ninguna novedad: el área sembrada con maíz caerá fuertemente en la campaña 2005/2006...

Por
20deAgostode2005a las07:22

Hay una coincidencia entre productores, analistas y proveedores de insumos que a esta altura no es ninguna novedad: el área sembrada con maíz caerá fuertemente en la campaña 2005/2006.

¿Importa descubrir el porcentaje de la baja (los pronósticos van del 10 al 20 por ciento) o más vale preguntarse si el cereal es viable en el mediano plazo? La combinación de las retenciones con una cotización que no llega a los US$ 80 por tonelada desalienta la siembra de maíz aún en aquellos productores preocupados por la sustentabilidad, e interesados por instrumentar un esquema de rotaciones. Ante ese panorama, Maizar, la entidad que agrupa a la cadena del cultivo, convocó a una jornada que se realizará el martes próximo para analizar las cosas desde otra perspectiva.

"¿Qué vamos a hacer desde el sector privado y desde el público para impulsar una cadena que ocupa miles de puestos de trabajo?", se preguntaba un directivo de Maizar. Y desgranaba números sobre la creciente demanda local: la ganadería necesita entre 3,5 y 4,5 millones de toneladas; la lechería, 1,2 millones; la molienda húmeda, 1,1 millones; la molienda seca, 600.000, y la avicultura, unos dos millones. Son sectores que están en una senda de crecimiento constante. Y habría que agregar en un futuro no muy lejano las posibilidades de los biocombustibles.

Para los expertos, el nudo de la cuestión se encuentra en las retenciones dado que el mercado, pese a la caída de la cosecha en los Estados Unidos, aún se encuentra con stocks elevados. Hace poco más de un mes, la diputada María del Carmen Alarcón (PJ-Santa Fe) presentó un proyecto de ley para rebajar las alícuotas del 20 al 5 por ciento. La idea, por cierto, es provocativa. Sobre todo para un ministro como Roberto Lavagna que parece considerar una como una herejía cualquier propuesta en esa dirección. Hay que reconocer que alguna medida se ha tomado, como la liberación del maíz transgénico resistente a glifosato, que permite mejorar la competitividad del cultivo. Pero Lavagna se niega a analizar qué podría ocurrir si el Estado llegara a resignar menos de 200 millones de dólares anuales por la baja de las retenciones que serían compensados por el efecto multiplicador del crecimiento del cultivo.

El maíz es crucial para la conversión de granos en carne. Pero con la soga al cuello de las retenciones, las perspectivas del cultivo se reducen notablemente.

Por Cristian Mira

 

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota