Estudian excepción al peso de faena para ganado patagónico.

El Gobierno contempla que en el sur del país es común que la hacienda no supere los 300 kilos por falta de pasturas...

Por
02deSeptiembrede2005a las08:29

La decisión de fijar en 300 kilos el peso mínimo del ganado destinado a la faena se mantendrá sin variantes pero, por motivos operativos, el Gobierno analiza excepciones para el ganado de la región patagónica, reconocieron fuentes oficiales.

La medida, adoptada por resolución 645 de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, (SAGPyA), "apunta al crecimiento de la producción de carne y se mantiene firme, pero se estudia la situación del ganado de la Patagonia que, por razones operativas, suele faenarse por debajo de los 300 kilogramos", explicó la fuente.

La situación se analiza a partir de una solicitud planteada por los productores del sur a través del subsecretario de Agricutura, Ganadería y Forestación, Javier de Urquiza, y podría adoptarse una decisión en los próximos días.

Los ganaderos patagónicos alegaron que, por falta de pasturas, en esa región no se realiza invernada (engorde) y los terneros que quedan en la zona se faenan por debajo del kilaje establecido en la resolución.

La región patagónica, al sur paralelo 42, es la única del país reconocida internacionalmente como libre de aftosa sin vacunación y mantiene severas restricciones al movimiento de hacienda para preservar su status sanitario.

Por lo tanto puede enviar animales para engordar hacia el norte del país pero no puede recibir ni carne con hueso ni, menos aún, ganado en pie proveniente del norte por lo que, para abastecer a la población local muchas veces no tiene más alternativa que faenar ganado de menos de 300 kilos.

Pero "el análisis de una excepción no significa que se vaya a revisar la norma que entrará en vigencia el 1 de noviembre próximo", enfatizó el vocero.

La resolución despertó el apoyo de los industriales del sector que, según estiman, elevarán en 140 millones de kilogramos la producción anual de carne faenando el mismo número de cabezas (14 millones por año), pero despertó fuertes críticas de productores y consignatarios y dividió las opiniones de los engordadores de hacienda a corral.

Al respecto, la fuente indicó que "el objetivo es aumentar la producción de carne para hacer frente a los crecientes compromisos de exportación" que aumentarán con la apertura de Estados Unidos y Canadá para el producto argentino "sin descuidar el mercado interno".

Los ganaderos calificaron la medida de "intervencionismo" que les condiciona "la administración de los rodeos" y auguraron que "fomentará las ventas de ganado en negro de aquellos que necesiten sacar los animales del campo aunque no tengan el peso exigido".

En respuesta, la fuente destacó la "incoherencia" de los críticos que "aceptaron el intervencionismo estatal cuando se prohibió el uso de anabólicos (en el ganado) porque les convenía" pero ahora se "resisten a una medida que ni siquiera prohíbe, deja en suspenso y por 180 días".

En cuanto a la posibilidad de aumentar "la comercialización en negro", la descartó porque "con la adhesión de las cámaras de la industria, los frigoríficos no aceptarán animales por debajo los 300 kilos" y en ese caso "a los infractores no les quedará otra que la faena clandestina, lo que, con los actuales controles es prácticamente imposible".

Temas en esta nota