Carnes: no se puede trabajar con precios máximos.

Alberto Williams, vicepresidente de la Asociación de Carnicerías de la Capital Federal, consideró que «poner precios máximos para la carne sería una barbaridad»...

Por
05deSeptiembrede2005a las08:30

Alberto Williams, vicepresidente de la Asociación de Carnicerías de la Capital Federal, consideró que «poner precios máximos para la carne sería una barbaridad» y que «los ejemplos los vimos hace muy poquito: veda, cupos de faena e inmediatamente se forma un mercado negro. Desgraciadamente, los gobiernos a veces quieren hacer las cosas bien, pero no tienen el control de todo».

En declaraciones radiales, el empresario advirtió que una medida así provocaría que «en 24 hs. se armará un mercado negro. Nuestra experiencia -después de estar 40 años detrás de las vacas- es que nunca se puede trabajar bien cuando hay precios máximos. Si no, recuerde en la época de Perón, del agio y la especulación, el que iba preso era el carnicero o el almacenero».

Williams aclaró en «Siempre que llovió, paró», de «Radio Colonia», que cuando «se forma el mercado negro, el gobierno no tiene los mecanismos para romperlo rápido» y en esos casos se establecen precios máximos que «no los va a cumplir nadie, y quien va a pagar las consecuencias es el consumidor y el intermediario chico -el carnicero- porque tiene que dar la cara, tiene un ingreso que es un poquito menos de un sueldo o, en algunos casos, un sueldo y tiene que trabajar. Van a venir los proveedores grandes, los maxifrigoríficos, los matarifes y le van a decir al carnicero: la carne tiene que venir a $ 5,50, pero yo la tengo a $ 6, y el pobre carnicero va a tener que bajar la cabeza y aceptar para subsistir».

Para el representante de la Asociación de Carnicerías, la muestra del fracaso de los acuerdos de precios es que «hace 15 días el sector de los pollos reguló el precio del cajón en 70 pesos para que el carnicero venda a 4 pesos (el kilo), sin saber si le sirve o no le sirve. Hoy ese cajón vale $ 73 y $ 75, ya aumentó. ¿Quién lo paga? El carnicero, porque no puede venderlo a 4 pesos, pero ¿el gobierno atacó enseguida al sector de pollos?, ¿preguntó qué están haciendo? No, la cosa sigue como si nada; mañana hace otro acuerdo, pero no se cumple nada. Si todos fuéramos honestos y los acuerdos se cumplieran, a lo mejor se podrían hacer».

Sobre el último acuerdo que llevó adelante la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Nación (SAGPyA), para contener el precio de la carne, Williams consideró que «el gobierno sabe cuál es el problema, pero lo intenta arreglar en la parte más simple. Hizo un acuerdo con los supermercados, que son muy pocos, y con los frigoríficos, pero dejaron afuera 80% de las ventas, que son las carnicerías. Si ese arreglo, que entre ellos puede haber sido muy bueno, no logra que el carnicero pueda trabajar tranquilo, esa salida fracasó. Entonces se dieron cuenta de que tenían que llamar a las carnicerías, pero las carnicerías estamos un poco cansadas de recibir el final del problema; los frigoríficos fueron, se sacaron la foto, todos contentos. Pero esos precios no los vimos nunca en las carnicerías».

Temas en esta nota