El buen negocio de invertir en vacas.

En el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, el INTA Bordenave y el BAPRO impulsan un fideicomiso ganadero...

Por
10deSeptiembrede2005a las08:23

En el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, el INTA Bordenave y el BAPRO impulsan un fideicomiso ganadero que ya cuenta con 1.500 vacas de cría y 60 participantes. 

Una alternativa muy interesante para los ganaderos de la región.

Negocios son negocios, y el punto siempre está en encontrarle la vuelta. Eso hicieron en Bordenave, cuando una herramienta financiera como el fideicomiso fue adaptada para potenciar el negocio ganadero de una vasta región del sudoeste bonaerense.

El Fideicomiso Financiero Fondo Ganadero cuenta en la actualidad con 1.500 cabezas y los 30 productores inscriptos ya están recibiendo en sus campos las vacas de cría con las que trabajarán durante 10 años. La iniciativa, integrada por el INTA Bordenave, el BAPRO, inversores y productores de la zona, les permite a los ganaderos contar con un instrumento apto para financiar y desarrollar su actividad y mejorar la producción ganadera, mientras que para el inversor es una forma de canalizar el ahorro hacia las actividades productivas que se desarrollan en la zona.

A la iniciativa sólo pueden sumarse ganaderos de Salliqueló, Guaminí, Adolfo Alsina, Coronel Suárez, Coronel Pringles, Saavedra, Puán, Tornquist, Bahía Blanca y Coronel Rosales.

Según explicó el coordinador del proyecto, Gabriel Delgado, del INTA, los productores receptores de las vacas aportan el 30% de animales al rodeo del fideicomiso, que se completa con el 70% de vacas aportadas por los inversores.

Durante esos 10 años, los productores se encargarán del manejo del rodeo entregando al Fondo Ganadero un máximo por año de 0,34 ternero por vaca del rodeo del fideicomiso, la mitad machos y la mitad hembras, con un peso no menor de 160 kg cada uno.

Finalizados los 10 años, el productor es dueño de la totalidad de las vacas recibidas. Por su parte, los inversores o ahorristas aportan el capital para la compra de vacas de cría o aportan directamente los animales. Tienen renta asegurada en valor ternero, por lo que recuperan el capital e intereses en 10 cuotas anuales.

Temas en esta nota