La carne no debería subir por 90 días

Industriales, supermercadistas y consignatarios se comprometieron a mantener el valor de los cortes

16deSeptiembrede2005a las08:20

El secretario de Agricultura, Miguel Campos, dijo que no habrá aumentos bruscos

La Oncca tendrá a su cargo el seguimiento del compromiso alcanzado

Después de concretar ayer la firma del acuerdo para estabilizar el precio de la carne con la industria frigorífica, supermercados y consignatarios, el secretario de Agricultura, Miguel Campos, dijo que no habrá subas bruscas en los valores de ese producto de consumo masivo en los próximos meses.

"Este acuerdo significa la certeza para el consumidor de que tendrá el pleno acceso a la carne sin incrementos bruscos en los valores", afirmó Campos a LA NACION, después de la rúbrica del acta que compromete a las empresas a retrotraer el precio de la media res a los valores de la última quincena de agosto. El convenio pretende que se mantengan los precios estables en los próximos 90 días, período en el cual, estacionalmente, la oferta de hacienda es menor a la del resto del año.

"No se habló de precios máximos ni de controles, con esto simplemente se llegó a un sistema en el cual se incluye al consumidor en la cadena de valor", expresó Campos, al tiempo que agregó: "Es un compromiso solidario, donde algunos tienen que resignar ganancias, porque los consumidores ya resignaron mucho en su poder de compra".

A diferencia del acuerdo firmado en marzo pasado, que comprendió una rebaja en el precio de cinco cortes vacunos, esta vez el compromiso fue más allá y encuadró a la media res, que tiene 17 cortes. Como ese producto no llega directamente al mostrador, la Oficina de Control Comercial Agropecuario (Oncca) realizará un seguimiento del cumplimiento del acta, con informes que elevará quincenalmente al Ministerio de Economía.

Según las diferentes categorías y calidades de la hacienda, los frigoríficos deberán calcular un índice que surge de dividir el monto total facturado, neto de descuentos y bonificaciones, por la cantidad de kilogramos comercializados en la segunda mitad de agosto.

Aunque el compromiso anterior no había alcanzado el nivel de cumplimiento esperado, en el Ministerio de Economía consideraron que sirvió para "desinflar" la expectativa inflacionaria en torno del valor de la carne. Ahora, con este convenio, al que se suma el firmado por el valor de los pollos y el aumento de las retenciones a los lácteos, los funcionarios de Economía estiman que los precios de los alimentos no depararán sorpresas en los índices de inflación. Consultado acerca de si la firma del acuerdo disipaba un eventual aumento de las retenciones a las exportaciones cárnicas, Campos afirmó: "Creo que se puede descartar una medida de ese tipo en tanto se cumpla el acuerdo".

En el caso de la carne, la teoría de precios tranquilos tiene una razón de mercado, porque la presión de la demanda exportadora ha disminuido. Hay un 22% más de novillos que el año pasado y comenzó a notarse una mayor remisión de hacienda al mercado después del anuncio de que a partir de noviembre próximo se suspenderá la faena de animales menores a los 300 kilos. Hoy las fábricas, según estimaciones privadas, cuentan con carne suficiente para abastecer el mercado interno.

Sin embargo, las cámaras que agrupan a los frigoríficos dedicados al consumo interno y los consignatarios de hacienda lograron incluir una salvedad -que no estaban en el borrador original- para dejar sin efecto el acuerdo si ocurriesen alteraciones que disparen los precios de la hacienda.

El presidente de la Cámara Argentina de la Industria Frigorífica (Cadif), Américo Bermejo, expresó: "La gente se puede quedar tranquila porque vamos a cumplir con el acuerdo" y añadió que no se prevén cambios violentos en el escenario ganadero.

Sin ganaderos

Las entidades de productores agropecuarios rechazaron el acuerdo por considerar que cual

Temas en esta nota