Buenas perspectivas para la hacienda

El factor externo vuelve a poner presión a la demanda de hacienda en un contexto estacional de oferta estable a descendente. Efecto colateral de la aftosa en Brasil.

Por
14deOctubrede2005a las08:11

Los precios de la hacienda presentan una perspectiva alcista a partir del aumento potencial de la demanda externa combinado con una restricción de oferta que comenzará a regir en las próximas semanas. La vaca es la categoría más sensible a las presiones de demanda del sector exportador. En la última semana de julio pasado, por ejemplo, la vaca especial gorda registró en el Mercado de Liniers un valor máximo de $ 895 (promedio semanal). Luego experimentó una tendencia descendente hasta tocar un mínimo de $ 790. Pero en la última semana de septiembre, dicha tendencia bajista comenzó a revertirse (ver gráfico). Fue en este escenario cuando llegó lo inesperado: el hecho de que la carne vacuna argentina tendrá un espacio de colocación adicional en aquellos mercados en los cuales -temporariamente- no podrá ingresar o lo hará en menor medida el producto brasileño.

La cuestión es que está situación imprevista se presenta a sólo dos semanas de la implementación de la normativa de peso mínimo de faena, que establece que a partir del 1 de noviembre próximo no se podrán faenar animales con un peso inferior a 260 kilos; este límite se extiende a un piso de 280 kilos a partir del 15 de diciembre y finalmente a 300 kilos desde el 1 de enero de 2006. De esta manera, si las autoridades brasileñas no logran reabrir los mercados externos cerrados hasta comienzos de 2006, es probable que en la plaza local se presenten muchas condiciones para asegurar precios muy firmes. Y esto en diciembre, cuando el consumo interno de carne vacuna explota por efecto de las fiestas de fin de año.

Ezequiel Tambornini

Temas en esta nota