Ya son 30 los países que prohibieron la entrada de carne de ese país

Problemas sanitarios Brasil perdería 1500 millones de dólares por el foco de aftosa

Por
17deOctubrede2005a las08:24

Los exportadores dicen que tomará dos años recuperar la confianza del mercado

Lula viajará a Rusia para convencer a los importadores de que no suspendan sus compras

Los empresarios exportadores brasileños de carne calculan en 1500 millones de dólares los perjuicios ocasionados por la prohibición de 30 países al ingreso de ese producto desde Brasil, a raíz del brote de fiebre aftosa detectado recientemente en los tres principales Estados productores (Mato Grosso do Sul, São Paulo y Paraná).

En tanto, Antonio Donizeti, director de Comercio Exterior de la Confederación Nacional de Agricultura (CNA), dijo a la agencia AFP que, desde ese organismo, calculan que las pérdidas oscilarían entre 500 y 1000 millones de dólares.

La pérdida temporal de esos mercados repercutirá también en una merma de las previsiones oficiales sobre el valor de las exportaciones agroalimentarias brasileñas este año. Según la CNA, las ventas externas del sector debían reportar 43.000 millones de dólares, pero con la pérdida calculada por los productores de carne la previsión baja a 41.500 millones.

La industria agroalimentaria brasileña exportó el año pasado productos por valor de 39.000 millones de dólares, 6200 millones de los cuales correspondieron a la venta de carne y sus derivados, y de ellos, 2500 millones de dólares procedieron de las exportaciones de carne de porcino.

Hasta el momento, Brasil es el principal exportador mundial de carne de vaca y de pollo, y ocupa el tercer lugar en porcinos. Pero según Donizeti, debido al brote, "las ventas externas tardarán al menos dos años en recuperarse". Por su parte, el presidente de la Asociación Brasileña de las Industrias Exportadoras de Carne (Abiec), Marcus Vinicius Pratini de Moraes, recordó que los productores uruguayos tardaron un período similar en recuperarse del brote de aftosa descubierto en 2001.

"La desconfianza generada será nefasta para negociaciones futuras, como las que estaban bien encaminadas con Estados Unidos y Japón. Ahora es muy probable que las negociaciones vuelvan al punto de partida", advirtió por su lado el ex presidente del Fondo de Desarrollo Pecuario del Estado de São Paulo, Pedro Camargo Neto.

Antes del brote, esa patronal y el Ministerio de Agricultura preveían ingresos por exportaciones de carne vacuna por unos 3000 millones de dólares.

Campaña en el exterior

Los 25 miembros de la Unión Europea, Rusia, la Argentina, Chile, Israel, Paraguay, Bolivia, Sudáfrica y Uruguay decretaron la prohibición total o parcial a la entrada de carne brasileña.

Mientras tanto, para evitar que los embargos sobre las compras de carne provoquen daños mayores, el gobierno desplegará una campaña diplomática y comercial esta semana. Por eso, el presidente Luiz Inacio Lula da Silva estará pasado mañana en Moscú y procurará convencer a los importadores rusos (principales compradores de la carne de ese país) de que no deben guardar temores por sus compras a Brasil (ese país es uno de los que restringieron el ingreso de carne de los Estados afectados por el foco) .

Pero el alerta continúa, y los gobiernos de países vecinos, como Uruguay, acentúan los controles en la frontera. Por ello, el gobierno uruguayo dijo ayer que su país no corre riesgo y rechazó la veracidad de una versión periodística que afirmó que el brote infeccioso ya se encuentra en la ciudad brasileña de Porto Alegre, a un paso de la frontera con Uruguay.

Temas en esta nota