Incertidumbre por el nuevo ciclo de soja

Mejores rindes que los esperados se estiman en Estados Unidos. En la Argentina, en tanto, expectativa y temor por las posibilidades de la soja.

17deOctubrede2005a las08:34

Tal como se esperaba, el USDA volvió a incrementar sus estimaciones sobre las cosechas de soja y maíz en los EE.UU. La producción de maíz revelada fue de 275,8 mill./t, 5,5 millones superior a lo ponderado en setiembre, con rendimientos promedio de 9.170 kilos por ha.

En soja, la producción norteamericana totalizará los 80,7 mill./t, tres millones por encima de lo estimado el mes anterior, con rendimientos de 2.798 kilos por hectárea. En ambos casos, las cifras reveladas resultaron ser inferiores a las expectativas del mercado, que había sobrestimado aún más la producción norteamericana. En trigo, la proyección productiva de los EE.UU. fue recortada a 57,1 mill./t y, como consecuencia de ello, los stocks finales disminuyeron 15% con respecto al mes anterior. Además, el USDA recortó la producción de trigo proyectada para nuestro país en 800 mil toneladas. La nueva estimación es de 11,7 millones de toneladas. En maíz, la producción argentina vuelve a ser recortada en 500 mil toneladas, con una nueva estimación de 18 mill./t. En cambio en soja, el USDA incrementa la proyección productiva de nuestro país en 1,5 millón, con una nueva estimación de 40,5 mill./t.

Durante el año agrícola anterior, los operadores resultaron sorprendidos por los excelentes rendimientos obtenidos en maíz en los EE.UU., que determinaron la campaña más exitosa de todos los tiempos, con rendimientos récord en prácticamente todos los estados productores de este cultivo. Las perspectivas de repetir esta tendencia se esfumaron con la sequía que atravesó la región Este del cinturón maicero durante el crítico mes de julio.

• Rotaciones

De todas maneras, los operadores no pueden creer aún los rendimientos que se están registrando, y que exceden las expectativas más optimistas. Desde la campaña iniciada en 1996 los productores norteamericanos pueden optar por el cultivo de su preferencia, en lugar de hacerlo de acuerdo a los programas de gobierno que estimulaban artificialmente determinados cultivos. Esto permitió rotaciones tendientes a optimizar los rendimientos, aunque indudablemente los avances en el campo de la biotecnología tienen mucho que ver con este fenómeno, sobre todo cuando el escenario climático no resulta ideal.

Esta tendencia seguirá creciendo a un ritmo muy sostenido. En esta campaña el área implantada en maíz con materiales genéticamente modificados alcanzó 52%, comparado con 47% de la campaña 2004/05, lo que indica que el camino por recorrer es aún muy largo.

En soja, el mercado ya ha digerido en gran media las buenas noticias de la campaña norteamericana, a partir de este informe y de los pronósticos privados que se habían anticipado en el curso de la semana anterior, y ya comienza a concentrarse en las alternativas productivas de esta región, donde subsisten algunas incertidumbres sobre las proyecciones de este nuevo ciclo. La siembra avanza en el Norte del Brasil, aunque el Sur se encuentra ligeramente retrasado en esta actividad como consecuencia del exceso de precipitaciones. El área cultivable con soja disminuirá en esta campaña, con mucha dispersión en el monto del recorte que se proyecta. La situación en Paraguay y Bolivia se encuentra normalizada, luego de un prolongado período de sequía, que se interrumpió recientemente. También se inició la siembra en nuestro país, aunque la fuerte sequía en las regiones del Norte condicionan el progreso de esta actividad. La Bolsa de Cereales consigna un avance de 0,3% al 8 de octubre, sobre una superficie total a implantar de 15,6 millones de hectáreas, o sea 6,3% por encima de la campaña precedente.

China importó durante el mes de setiembre último 1,87 millón de toneladas de porotos de soja, elevando la cifra, en lo que va del año, a 19,

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota