Alianza de empresarios argentinos y chilenos para promover inversiones

Se concretó ayer entre las principales cúpulas de ambos países.

Por
18deOctubrede2005a las08:09

Se concretó ayer entre las principales cúpulas de ambos países. La idea es que lleguen más capitales a la Argentina y emprender negocios conjuntos. Fuerte elogio de los industriales al modelo chileno.

Las dos principales alianzas empresarias de Chile y Argentina constituyeron ayer el Consejo Empresarial Binacional Permanente. Buscan promover las inversiones entre los dos países "sobre todo las que podrían cruzar desde este lado de la Cordillera hacia la Argentina", señalaron. La constitución de este Consejo convocó ayer al centro de esta ciudad pulcra y contaminada a la vez, a una decena de dueños de empresas argentinas. Todos reconocieron un objetivo: el intento de conformar bloque regional donde la voz cantante la tengan los empresarios locales, un tema que está en el tapete en la Argentina tras la desnacionalización masiva de compañías en los 90 y, en particular, tras la irrupción masiva de capitales brasileños a partir de 2002.

La pata argentina es la Asociación Empresaria (AEA). Su titular, Luis Pagani (Arcor), planteó: "En Chile se ha consolidado un empresariado local acostumbrado a competir en un escenario global. En AEA creemos en ese modelo", dijo ayer, durante un almuerzo en la residencia del embajador argentino en Santiago, Carlos Abihaggle. También hubo por parte del dueño de Arcor una defensa explícita del modelo económico de Chile, que viene de cerrar acuerdos de libre comercio con el ALCA, la Unión Europea y Corea, y que está en tratativas para firmar con China, India y Nueva Zelanda.

El flujo comercial entre los dos países es claramente favorable a la Argentina (exporta US$ 4.500 millones anuales a Chile y le importa mercaderías por US$ 500 millones), pero la corriente inversora ha sido exactamente a la inversa: entre 1990 y 2004, las empresas chilenas invirtieron US$ 14.500 millones en la Argentina, mientras que del lado argentino apenas US$ 500 millones cruzaron la Cordillera.

En Chile el acuerdo fue firmado por la Sociedad de Fomento Fabril (SOFOFA), encabezada por Bruno Philippi pero que designó como su representante a Hörst Paulmann. El dueño de Jumbo, que desde 2003 está a la espera de que el Gobierno decida si autoriza o no la fusión entre Jumbo y su ex competidora Disco, utilizó el recurso "a lo Maradona" para promover las inversiones en la Argentina. "Hace 25 años que confío en la Argentina. Ocurre que los chilenos a veces nos asustamos pero en la Argentina hay que quedarse no menos de 10 años. No se puede medir a la Argentina como se mide a Chile", agregó Paulmann, quien además sumó su voz a la de Alfredo Coto para negar que los supermercados argentinos operen en forma "cartelizada", como sugirió Néstor Kirchner.

Pagani llegó junto a Enrique Pescarmona (IMPSA), Guillermo Bameule (Quickfood), Miguel Acevedo (Aceitera General Deheza), Federico Nicholson (Ledesma) y Eduardo Eurnekian (Aeropuertos Argentina 2000) y Luciano Migunes (SRA), entre otros.

El Consejo tendrá dos presidentes, designados por AEA y SOSOFA. "Es claro que aquí dentro uno puede encontrar socios para proyectos en conjunto", dijo Alberto Díaz Telli, número dos de Tecnicagua, una petrolera que pertenece a la familia chilena Rodríguez Guarachi. En total, fueron 30 los grupos chilenos que asistieron a la reunión en la residencia, un enorme palacio de estilo francés ubicado a 100 metros de la Plaza Italia (como si estuviera a una cuadra del Obelisco) y que en setiembre de 1973, tras el golpe a Salvador Allende, dio refugio a cientos de personas.

Luis Ceriotto.

Temas en esta nota