La aftosa y la gripe aviaria beneficiarían a la Argentina

Se estima que podría exportar carne vacuna y de pollo por US$ 400 millones más en 2005.

Por
18deOctubrede2005a las08:12

El mal de las "vacas locas" en EE.UU. La gripe aviaria, primero en Asia y ahora tocando las puertas de Europa. La fiebre aftosa, y su sorpresiva aparición en Brasil. La saga de crisis veterinarias en diferentes puntos del planeta está modificando abruptamente el mapa del comercio de carnes, y podría provocar un fuerte repunte de la demanda a la Argentina, que por ahora se mantiene indemne y es considerada "libre" de todas estas enfermedades.

Tanto los envíos de carne vacuna como de pollos, en realidad, vienen beneficiándose con la desgracia ajena desde fines de 2003, tras la aparición de los primeros casos de "vaca loca" en América del Norte y de gripe aviaria en el Sudeste Asiático. Es que dos grandes jugadores (EE.UU. en el caso de los bifes y Tailandia en el de los pollos) quedaron virtualmente fuera del mercado. Ahora sucede lo mismo con Brasil, el mayor exportador de carne vacuna, que sufrió el cierre de 30 países tras reconocer un foco de aftosa en Mato Grosso do Sul.

Fuentes empresarias estimaron que muy posiblemente la Argentina exporte bifes y pollos por 1.500 millones de dólares este año, unos 400 millones más que en 2004. Hasta agosto se vendió carne vacuna por 874 millones, 32% más que en ocho meses de 2004. En la avicultura el salto fue mayor, del 71%: se exportó por 73,9 millones y esperan llegar a 150 millones al cabo del año.

Las sanciones a Brasil por la aftosa (en especial de Chile, la Unión Europea y Rusia) han provocado que todas las miradas se dirijan a la Argentina. "Hay algunos países que quieren comprarnos hasta el mugido de las vacas", bromeó un funcionario.

La semana pasada empezaron a verse síntomas, con una mejora de los precios de exportación. "En Brasil estiman que perderán exportaciones por más de 1.000 millones de dólares. En este contexto, descontamos un impacto en la demanda de carne argentina", señaló Miguel Schiariti, de la Cámara de la Industria Frigorífica. Sin querer mensurar qué sucederá en los próximos meses, Héctor Salamanco, del Consorcio ABC, aceptó: "Evidentemente sentiremos el impacto".

Los avícolas son más cautos, en especial porque temen que la amplia difusión pública sobre la gripe aviaria, bajo títulos de "catástrofe", provoque un retroceso del consumo global de carne de pollos, tal como sucedió con el mal de las vacas locas.
Matías Longoni.

Temas en esta nota