Sube el consumo de carne y prevén mayores exportaciones

La demanda interna crece fuerte. Los argentinos ya comen en promedio unos 67 kilos al año por persona. Y, desde el exterior, vuelven las fuertes compras de Rusia.

Por
20deOctubrede2005a las08:24

La carne argentina se está comiendo cada vez más, tanto en el país como en el exterior. A nivel nacional, el consumo crece en forma sostenida. Y también lo hacen las exportaciones, que según los expertos en los próximos meses pueden pegar otro salto más.

Durante una reciente jornada organizada por los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (AACREA) de la región sudoeste, el especialista Ignacio Iriarte indicó que el consumo de carne está en torno a los 65/67 kilos por persona y por año, un nivel comparable al de los mejores años de la convertibilidad.

La explicación para esos niveles de consumo está en el paulatino crecimiento del poder adquisitivo de la población. Iriarte indicó que, aunque el consumo de carne cayó en los supermercados, en algunas economías regionales creció hasta 30%. Y que incluso hay un fuerte aumento en sectores bajos del Gran Buenos Aires, que están mejorando un poco su situación.

Junto a este proceso se da un fuerte incremento de las exportaciones. Según datos que dio a conocer ayer el SENASA, la Argentina exportó entre enero y setiembre de este año 996 millones de dólares, un incremento del 30% frente a los 765 millones que se embarcaron en el mismo período del 2004.

El principal comprador de carne durante ese período fue Rusia, por algo más de 260 millones de dólares, sostuvo el SENASA.

Justamente —indicó Iriarte— ese país será clave en los próximos meses para un nuevo empuje a los embarques argentinos.

"De aquí a mediados o fines de noviembre se prevé la reaparición de una fuerte demanda rusa", precisó el especialista. El tema es que en los últimos meses se había retraído porque un fuerte importador tuvo problemas de pago, pero entre junio y agosto había comprado el equivalente a 200.000 animales por mes.

Lo que dejó de ir a Rusia fue a Chile y al norte de Africa a precios menores, pero ahora el "factor Rusia" volverá a ejercer su influencia.

A las fortalecidas demandas interna y externa se sumará en los próximos días la prohibición de faenar animales livianos, que decidió el Gobierno con la intención de producir más carne con la misma cantidad de hacienda. Desde el 1º de noviembre no se podrán matar cabezas con menos de 260 kilos, mientras que desde el 15 de diciembre el peso mínimo será de 280 kilos y, desde el 31 de enero, 300 kilos.

A criterio de Iriarte, esa medida repercutirá en una menor oferta de carne en el corto plazo. Faltarán entre 100.000 y 120.000 animales, porque no alcanzarán el peso mínimo de faena requerido. Según los cálculos que presentó en la jornada de AACREA, podría significar un 12% de la faena habitual. Esa situación —indicó— se iría solucionando durante el verano y hacia el otoño, pero en noviembre y diciembre el bache coincidirá con la fortalecida demanda.

Los cambios entran en vigencia en una coyuntura muy movida para el sector, que mira bien de cerca qué pasa con la aparición de la aftosa en el estado brasileño de Mato Grosso do Sul.

Según algunos cálculos, ese factor podría significar en el corto plazo otra demanda adicional para la Argentina, ya que una treintena de mercados que Brasil abastecía restringieron severamente las compras a ese país.


Temas en esta nota