La Unión Europea ofrece fuertes rebajas de aranceles agrícolas

La iniciativa pretende destrabar las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio, dentro de la Ronda de Doha

28deOctubrede2005a las15:29

La Comisión Europea (CE) ofreció hoy, viernes, una fuerte reducción de aranceles a los productos agrícolas, como principal concesión para desbloquear las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC), dentro de la Ronda de Doha.

Bruselas respondió a las presiones de otros socios de la OMC y de dentro de los países comunitarios con una propuesta que incluye "la mayor reducción de aranceles agrícolas que la UE ha ofrecido nunca", manifestó el comisario europeo de Comercio, Peter Mandelson.

"La Comisión ha ido hasta el límite", según la comisaria de Agricultura, Mariann Fischer Boel, si bien Mandelson reconoció que "siempre habrá mercadeos".

El objetivo es desatascar las discusiones de la Ronda de Doha para la liberalización del comercio mundial, pues sólo quedan 45 días para la reunión ministerial de Hong Kong y la Comisión se sentía presionada por otros socios que exigían más cesiones agrícolas.

Las novedades de la oferta están sobre todo en el acceso a los mercados, ya que dentro de las discusiones el apartado agrícola es el más difícil.

La Comisión propuso un recorte medio de aranceles agrícolas en los países desarrollados comprendido entre el 46 por ciento y el 47 por ciento.

Además, planteó que dentro de las diferentes "bandas" en que se clasifican los aranceles se aplique un 60% a los gravámenes agrícolas más elevados y de entre 35%-60% en los más bajos.

La Comisión propone igualmente un trato diferenciado para los países en desarrollo, con recortes menores de aranceles y sugiere una "ronda gratis" sin exigir reducciones a los 48 países más pobres del mundo.

Según fuentes comunitarias, este cálculo está hecho siguiendo métodos diferentes a los que emplea la UE, pues con las pautas comunitarias la rebaja media arancelaria sería cercana al 38 por ciento.

La CE ha difundido la cifra del 46% porque es más habitual el primer método y es el que se está usando ahora. "Con una fórmula u otra, sí hay que decir que Bruselas ha incrementado en un 12% las reducciones arancelarias en dos semanas", según fuentes comunitarias, en referencia a la propuesta que lanzó en una reunión con varios socios de la OMC en Zúrich (Suiza).

Por otro lado, la Comisión planteó reducir al mínimo los productos sensibles, es decir, aquellos a los que se da un trato especial, pues las exportaciones están reguladas por cuotas y solamente si las ventas superan ese cupo los aranceles son altos.

El proyecto de hoy ampliaría las cuotas a los productos sensibles; entre ellos están el azúcar, algunas frutas u hortalizas, la carne de vacuno y el sector avícola, explicó Fischer Boel.

La propuesta incluye concesiones ya ofrecidas hace dos semanas en Zúrich, como la reducción del 70% de las subvenciones agrícolas internas que distorsionan el comercio ó el fin de las ayudas a la exportación, previsto desde el verano de 2004.

Bruselas espera que el recorte de apoyos internos no salpique a sus subvenciones, especialmente a las afectadas por la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), como al aceite o los cereales, porque son apoyos que no "distorsionan" ya que no están ligados a la cantidad que se produce.

La Comisión intenta nadar y guardar la ropa, porque dentro de la UE hay un grupo de países liderados por Francia, entre ellos España, que han exigido a los comisarios que no se excedan en sus concesiones agrícolas y no pongan en peligro la PAC.

Los comisarios dijeron que la nueva oferta está condicionada a que otros países desarrollados eliminen sus subsidios y con esto señalan a Estados Unidos (EE.UU.), Australia, Canadá y Nueva Zelanda.

A cambio de la apertura de mercados agrícolas, los comisarios pidieron concesiones e

Temas en esta nota