Aftosa: Alerta regional.

Hay 11 focos confirmados y cuatro más bajo análisis en Brasil...

29deOctubrede2005a las06:33

Hay 11 focos confirmados y cuatro más bajo análisis en Brasil; se sospecha que los productores brasileños no vacunaron; la Argentina adoptó medidas de prevención.

Como una especie de huracán Katrina, la reaparición de la fiebre aftosa arrasó con los anhelos de erradicación del virus en el Mercosur y, sobre todo, con el desempeño de Brasil, que, por fuerza, pasará de ser el primer exportador de carnes del mundo a un simple jugador desquiciado por ubicar sus fichas en algún lugar del tablero internacional.

Como era previsible, el golpe propinado por la aftosa disparó en la Argentina una fuerte inquietud en cuanto a los controles y las medidas que deberían adoptarse para evitar el ingreso del virus. Hace apenas cuatro años el país sintió en carne propia las consecuencias de la reaparición de la aftosa y, supuestamente, conoce el resultado del desmanejo sanitario y la falta de información.

La cepa de aftosa encontrada en el ganado infectado en Brasil es la O que está incluida en la vacuna empleada en la Argentina. Esto significa una buena noticia, según evaluaron los especialistas, porque el rodeo local tendría un alto grado de cobertura. No obstante, los datos de variación o mutaciones del tipo de virus suministrados por el Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (Panaftosa), un organismo supranacional con sede en Río de Janeiro, registraría algunas imprecisiones que no ayudarían a anticipar medidas.

Hasta ahora fueron confirmados en forma oficial, 11 focos en Mato Grosso do Sul, y cuatro en Paraná, que aún revisten el status de "sospechas". Las dudas sobre el manejo de la situación por parte de las autoridades sanitarias brasileñas derivaron en un enfrentamiento con sus pares de Paraguay.

"El peor enemigo es la falta de información adecuada en cuanto a la cepa que está actuando en la región porque se habla de que la cobertura de nuestra vacuna, pero no se descarta algún tipo de mutación", expresó el director del Centro de Virología Animal (Cevan), José La Torre. La Argentina aún no recibió un detalle de la secuencia de la proteína inmunogénica que determinará una variación de la cepa. El especialista consideró que las autoridades del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) deberían ser "duras" para que la información sea suministrada con celeridad, aunque destacó que "hubo un cambio de 180° en la actitud del organismo respecto de la importancia de la aftosa".

El Senasa dispuso esta semana el alerta sanitario, una medida que implica disponer de fondos adicionales para el control en las fronteras y que prohíbe el ingreso al territorio de cualquier material susceptible de vehiculizar el virus. Claro que una cosa es impulsar una resolución escrita y otra muy diferente objetivarla en la frontera del norte del país que ha demostrado ser muy permeable. "La revacunación de todo el ganado en la zona de frontera y la vigilancia epidemiológica es en lo único que se puede hacer y en lo que hay que concentrarse", dijo La Torre.

La Argentina prohibió poco después de confirmado el primer foco, el 10 de octubre pasado, el ingreso de productos de cinco estados brasileños entre los que se encuentran Santa Catarina y Río Grande Do Sul, donde no se registraron brotes. La medida, aunque podría interpretarse políticamente exagerada, tiene lógica sanitaria, según los especialistas, porque en esos dos estados no se vacuna desde hace tres años -estaban por solicitar ante la Oficina Internacional de Epizootias (OIE) el estatus de libre de la enfermedad sin vacunación-. Y, uno de ellos, Santa Catarina, limita con Paraná, donde se informaron de varias sospechas de animales infectados.

El coordinador de la Red Interinstitucional de Investigación y Desarrollo en Fiebre Aftosa, Eduardo Palma, hace un año expresó en un cónclave sanitario internacional

Temas en esta nota