Las últimas subas en Liniers no llegarán al mostrador

Los aumentos registrados en novillitos y vaquillonas obedecen al reacomodamiento de los valores de las categorías a partir de la aplicación del nuevo peso mínimo para la faena de vacunos.

04deNoviembrede2005a las08:21

Los aumentos registrados en novillitos y vaquillonas obedecen al reacomodamiento de los valores de las categorías a partir de la aplicación del nuevo peso mínimo para la faena de vacunos. La baja de los valores que los curtidores pagan a los frigoríficos por los cueros, en cambio, incidirá sobre los precios de la media res.

Los industriales frigoríficos aseguraron que la suba del 10 % que registraron los novillitos y vaquillonas en los últimos días en el Mercado de Liniers no afectará el precio de la carne al público, aunque advirtieron que la baja de las cotizaciones de los cueros resuelta por los curtidores amenaza el cumplimiento del acuerdo para contener el valor de la media res.

“El aumento del 10 % para novillitos y vaquillonas” en el Mercado de Liniers “refleja el reacomodamiento de los valores de las categorías a partir de la aplicación de un peso mínimo para la faena de vacunos, pero no afectará el precio de venta al público del producto”, afirmaron voceros del sector.

En cambio advirtieron que “la baja de los valores que los curtidores pagan a los frigoríficos por los cueros” incidirá sobre los precios de la media res porque “aumenta los costos de la faena”.

En la última semana los curtidores disminuyeron en 20 centavos el precio del kilogramo de cueros livianos (vaquillonas y novillitos) y en 30 centavos el de cueros pesados (novillos).

“La baja sólo rige dentro del país porque a nivel internacional el precio del producto sigue firme”, puntualizaron las fuentes.

La situación puede agravarse cuando “el próximo lunes 7 venza el convenio por el cual la industria curtidora paga un cinco adicional sobre el precio de factura como contribución solidaria” para acompañar el acuerdo de precios de la carne.

El precio de venta de los cueros es parte del “recupero” con el cual los frigoríficos amortizan los gastos de la faena y una reducción del precio significa una fuerte caída de sus ingresos que incide en el costo final de la media res.

Los empresarios señalaron que el tema “está bajo análisis del Ministerio de Economía y de la Secretaría de Agricultura” de la Nación, los dos organismos que impulsaron la firma del “acuerdo para evitar subas en el precio de la carne”.

RAZONES. Por su parte, el presidente del Mercado de Liniers, Ignacio Gómez Alzaga, explicó a la agencia Télam que las subas del 10 % en novillitos y vaquillonas reflejan “el desplazamiento de esas categorías frente a la desaparición de terneros y terneritas” por la fijación en 260 kilos del peso mínimo de faena de vacunos.

Terneros y terneritas son animales de hasta 240 kilogramos de peso cuya faena está prohibida desde el 1 del corriente.

Por el contrario, los novillos, de los cuales “hubo faltantes días pasados”, porque los productores los retuvieron ante la expectativa de subas, “el martes bajaron un 2 % y el miércoles mantuvieron su cotización porque se normalizó la oferta”, indicó el directivo.

“Son los reacomodamientos propios del mercado que continuarán en los proximos días frente a una medida que podrá ser bien intencionada, pero que no resolverá los problemas de fondo de la producción de carne del país”, concluyó Gómez Alzaga

El titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luciano Miguens, por su parte, sostuvo que serán “momentáneos” los aumentos de precios en Liniers, debido a que los productores están en condiciones de aumentar la oferta, en especial si obtienen desgravaciones impositivas u otras medidas de largo plazo.
El dirigente dijo que a pesar de que persigue un “buen objetivo” que es “eficientizar la producción”, la medida de aumenta

Temas en esta nota