El clima podría sostener los precios

Otro informe mensual bajista (a priori) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda) en soja y maíz, para Chicago y el mundo

14deNoviembrede2005a las08:15

Otro informe mensual bajista (a priori) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda) en soja y maíz, para Chicago y el mundo. Pablo Adreani (*)

Los productores estadounidenses, pese a su incipiente sequía de hace cuatro meses, lograron las segundas cosechas récord: 82,8 millones de toneladas de soja, luego de los 85 del año pasado y 280,2 millones de toneladas de maíz, detrás de los casi 300 de 2004/5.

No obstante, destacamos que el crecimiento de la demanda mundial de soja modera el impacto que las cifras del primer productor mundial podrían tener de por sí en el mercado. Y sabemos cómo lo que pasa con la soja viene contagiando a otros productos, en el mercado de Chicago.

Al aumentar la producción mundial en apenas 680 mil toneladas, ya que la suba en Estados Unidos (2,07 millones) es compensada por la caída de Brasil (1,5 millón) y proyectar una suba en el consumo de 300 mil toneladas, las existencias iniciales de la campaña las finales caen en 660 mil toneladas: de 47,41 a 46,75 millones.

Es decir, la relación stock/consumo 2005/6 pasa al 21,6 %, un punto porcentual más que en 2004/5 y algo debajo de la calculada en octubre.

Como las exportaciones de soja de Estados Unidos caen un millón de toneladas (a 29,3), el tema para el mercado puede ser su stock final, que aumenta de 7 a 9,5 millones de toneladas. Queda claro, por como se movió Chicago, que no lo sorprendió totalmente.

Clima, otro factor. En el hemisferio Sur entraría a jugar el otro factor de este comentario. El Usda se decidió por recortar la producción en Brasil, ante los problemas en el país vecino: un dólar en sus mínimos valores en reales, tocando los 2,20, el quebranto de muchos productores por las pérdidas del año anterior, la incipiente sequía en el centro y norte, y la escasez de crédito. Es decir, 58,5 millones de toneladas de soja (7,5 más que en 2004/5) y con chance de mayores quitas en la medida que el mercado siga viendo 55-56 millones. Para la Argentina, mantiene 40,5 millones.

Vemos que la situación en esta parte del continente es ajustada y más si pensamos en lo que pueda llegar a suceder en Brasil (menor área) y con una situación climática en la Argentina que no ha permitido avanzar con la implantación todo lo deseado.

Pensamos que el mercado local podrá bajar para soja vieja, pero la nueva estará atada a la evolución del tiempo en estas semanas en nuestro país.

Las posibilidades de que ocurra un evento climático (Niño o Niña) son bajas, según opinan varios expertos locales con la vista puesta en los modelos a seis meses.

Ellos sugieren contemplar elementos adicionales, como está la entrada de humedad en el norte, el calentamiento del Atlántico frente a Brasil y el enfriamiento de la costa bonaerense. Y prevén falta de agua en el sur de la Pampa Húmeda.

También llaman la atención sobre un noreste que no se recupera y sobre el oeste de la región pampeana. Nos preocupa la falta de agua en todo el norte, es decir un área que abarca alrededor de tres millones de hectáreas.

Esto se constituye en soporte para el precio de la soja nueva. Tanto como podrían ser las declaraciones conocidas el viernes en Brasil de algunos meteorólogos estatales que ven un enfriamiento de 1-1,5 ºC en el Pacífico, aún sin arriesgar (por lo prematuro) que se trate de uno u otro fenómeno.

Mientras tanto, el trigo nuevo sostiene su cotización, ya que las condiciones del cultivo siguen sin dar margen a un optimismo que sería bajista.

A las pérdidas en rindes que se reportan en el norte del país se ve que la zona afluente a Bahía Blanca cuenta con lotes destinados a pastoreo, sin repunte del rinde y hasta 50 por ciento de mermas.

Se espera que entre 30 a 40 milímetros ayuden

Temas en esta nota