La carne, al ritmo de la demanda interna.

En las últimas semanas se nota una reducción de la oferta de hacienda, pero la razón básica de la firmeza del mercado de la carne es la fortaleza de la demanda interna...

Por
19deNoviembrede2005a las08:00

"En las últimas semanas se nota una reducción de la oferta de hacienda, pero la razón básica de la firmeza del mercado de la carne es la fortaleza de la demanda interna", distingue Ignacio Iriarte, director de Informe Ganadero. "En la faena faltan 70.000/90.000 cabezas mensuales por efecto de las restricciones impuestas por el Gobierno y hay alguna demora en el envío de novillos para evitar la incidencia en el impuesto a las ganancias por pagar en 2005. Pero estos factores reducirían la oferta en sólo un 5-7% respecto del mes anterior", agrega.

El problema no es éste; lo que afirma los precios es la demanda doméstica. "El consumo interno se acelera y absorbe las sucesivas subas de precios sin resentirse, para llegar a más de 70 kilos por habitante en la actualidad", afirma Iriarte. Este alto consumo empalmará con el de diciembre, tradicionalmente alto, y con inmejorables perspectivas en 2006.

* * *

Por el lado de las exportaciones también hay un comportamiento positivo de los precios. Aumentaron los valores FOB un 20-25% respecto de 40 días atrás, en los cortes Hilton y lo que se envía a Chile e Israel. También se reanudaron las compras de Rusia, aunque con menos intensidad de lo esperado por los altos stocks en poder de los importadores.

A juicio de Iriarte, el Gobierno se equivoca al eliminar los reintegros a las exportaciones de carne y quitar rentabilidad a las empresas. La exportación se lleva el 30% del total de la carne producida, pero para eso los frigoríficos habilitados compran el 40% de la hacienda ofertada, porque parte de la carne que generan se destina al consumo interno. Si se castiga con la poda de los reintegros al industrial, a éste se le hace más difícil mantener los precios de los cortes populares. La caída en el valor de los cueros se suma a este factor negativo para los frigoríficos.

"Los industriales tienen problemas para cumplir el acuerdo concertado con el Gobierno porque han sido golpeados por estos dos factores que les hacen muy difícil mantener los precios de la carne", afirma el analista.

* * *

De cara a las próximas semanas Iriarte no espera bajas sustanciales en los precios de la hacienda. "Venimos de una faena alta y estable en la primera mitad de la primavera, que tiende a reducirse en la segunda parte. Esta menor oferta se enfrentará con una demanda interna en crecimiento en diciembre, que no se amilanó ante los últimos aumentos de precios", sostiene.

Por Carlos Martín Moreno.

Temas en esta nota