Ya se cubrió más de la mitad del área para soja de primera

Tras las lluvias de la semana pasada, se instaló un sistema de alta presión que generó condiciones de estabilidad meteorológica, con aumento de la temperatura

25deNoviembrede2005a las15:15

Tras las lluvias de la semana pasada, se instaló un sistema de alta presión que generó condiciones de estabilidad meteorológica, con aumento de la temperatura (las máximas rondaron los 35 grados en el centro norte de la región). En ese escenario, se produjeron lluvias focalizadas que descargaron milimetrajes variables.

Luego avanzó desde el sudoeste un pronunciado frente frío que llegó a la región entre martes y miércoles pasados, con nuevas lluvias acompañadas, en ocasiones, por tormentas, fuertes vientos y granizo.

Los mayores milimetrajes se colectaron en Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, mientras que en el sudoeste bonaerense y La Pampa se agudiza la sequía y se agotan las expectativas en torno a los resultados de la campaña de grano fino.

En la provincia

Traslasierra. Hubo lluvias y tormentas dispersas durante varios días, pero el aporte efectivo de agua fue pobre y desparejo. También se consignan algunos daños localizados por fuertes vientos. Los campos de pastoreo reaccionan lentamente, y hay buena carga de frutos en las especies que componen el monte. En la zona de riego se avanza con la recolección de papa, y ya ha comenzado la cosecha de trigo.

Cruz del Eje. Cayeron lluvias en el departamento con buenos registros (más de 25 milímetros), pero no en todas las localidades. La situación de la zona no es crítica, aunque el área más complicada corresponde a Paso Viejo y Serrezuela, donde las lluvias fueron pobres o directamente nulas. De todos modos, los diques tuvieron una leve mejoría, por lo que las producciones bajo riego no estarían comprometidas. Los olivos progresan con buena carga de frutos y la siembra de algodón avanza lentamente, mientras que la cosecha de cebolla aún no se ha enfatizado y las producciones hortícolas progresan normalmente.

Norte. Las lluvias fueron pobres y muy dispersas, y la temperatura se incrementó notablemente hasta promediar la semana. El agua caída desde la semana anterior aceleró la siembra de soja y de algunos verdeos de verano, mientras que la recolección del poco trigo que quedó para cosecha sigue avanzando.

San Justo. La temperatura alcanzó sus mayores niveles entre lunes y martes. Luego, el tiempo se tornó inestable con lluvias dispersas y chaparrones que aportaron entre cinco y 39 milímetros. Esos registros ayudaron a consolidar la recuperación que se había iniciado a partir de las lluvias del último mes. En particular, han mejorado los niveles de humedad en los horizontes superficiales. La siembra de soja muestra un progreso del 70 al 80 por ciento, y si bien hubo casos de planchado de suelo, la evolución es buena, pese a la inusual aparición de malezas. El maíz también ha repuntado, mientras que los primeros resultados obtenidos en trigo (franja norte del departamento) arrojaron rindes de 20 a 30 quintales por hectárea, con algunos casos de hasta 4.000 kilos. Esos resultados marcan un escenario superador a las expectativas, debido a las adversidades sufridas a lo largo del ciclo de ese grano. Las alfalfas se han recuperado.

Villa María. Volvió a llover durante esta semana, pero los registros fueron en general pobres y variables. De todos modos, ayudaron a consolidar la recuperación de las producciones. Con algunas interrupciones, continuó la siembra de soja, mientras que el maíz de primera ha repuntado. También ha mejorado la oferta de forraje. En Justiniano Posse se colectaron cerca de 15 milímetros durante la noche del martes, lo que podría ser aprovechado por algunos trigos demorados, pero principalmente por el maíz y la soja de primera ya implantada. En cambio, hacia Arias y Cavanagh, los registros de lluvias fueron abundantes (50 a 60 milímetros). En cuanto haya condiciones de piso se te

Temas en esta nota