La carne, el centro de la escena.

En los próximos días, comenzará a definirse el impacto del aumento de las retenciones y el cambio en los límites a la faena.

Por
26deNoviembrede2005a las08:22

El precio de la carne ya se convirtió en una cuestión de Estado. Con el tema en esa instancia, todo el mundo coincide en que la mejor manera de controlarlos es aumentando la oferta. Y que, para eso, la producción tiene que crecer, porque hoy se encuentra tironeada por dos demandas crecientes: la interna (mayoritaria) y la externa.

Sin embargo, si la base para hacer crecer la producción está en tener reglas estables, Argentina parece alejarse de ellas. A última hora del viernes pasado, cuando este suplemento acababa de cerrar, el gobierno anunció que aumentaba las retenciones a la exportación de carne del 5% al 15% y que volvía a modificar los plazos de entrada en vigencia de los límites a la faena de animales livianos.

Pocos actores de la cadena se arriesgaron a decir durante esta semana si las nuevas medidas darían o no el resultado esperado. Sostuvieron que deberán pasar unos días para ver qué pasa.

El índice de los novillos que elabora el Mercado de Liniers cerró la semana en niveles similares a los de la pasada y algunos frigoríficos exportadores ofrecían a los ganaderos valores inferiores por la hacienda a los de hace algunos días, pero no encontraban mucho interés de la otra parte.

Mientras tanto, muchos ganaderos veían cómo ajustar sus planteos. Estaban trabajando en las últimas semanas con la idea de que, a partir del 15 de diciembra, ya no podrían mandar a faena animales de menos de 260 kilos. Pero ahora deberán decidir qué hacen con la hacienda que ya tenían lista, a la cual meterle 20 kilos más significaría en muchos casos pasarla en grasa y recibir un castigo de parte del comprador. Este es sólo uno de los cambios que deberán decidir cómo enfrentar, ahora que se podrá vender esa hacienda hasta el 1 de febrero, cuando el límite subirá a 280 kilos. Recién el 1 de marzo se llegará al límite de 300 kilos que en un principio iba a entrar en vigencia el 1 de noviembre.

El lunes pasado, buena parte de la cadena de la carne fue convocada por las autoridades para discutir posibles alternativas. Varios participantes del encuentro comentaron a Clarín Rural que quedaron sorprendidos por la virulencia de algunas respuestas del elenco oficial. Y del encuentro sólo quedó la promesa de analizar la propuesta de los frigoríficos nucleados en ABC, que propusieron que el Estado grave con 2.500 dólares por tonelada los embarques que se hagan dentro de la cuota Hilton a la Unión Europea, hasta fin de año.

La propuesta fue ampliada luego por las plantas nucleadas en UNICA, que propuso que se haga en forma permanente, pero al cierre de esta edición el gobierno no había dado una respuesta oficial.

En definitiva, deberán pasar los días para ver si los precios responden a las medidas oficiales. Pero los ganaderos reclaman que alguien se acuerde de ellos y piense que, sin reglas claras, será difícil acomodar los planteos para aumentar la producción y que haya más carne para abastecer la creciente demanda.

Sergio Persoglia.

Temas en esta nota