Carnes: el cambio de reglas afecta el crecimiento - El Equipo de Campo - fyo.com

El último incremento del 5 al 15% de las retenciones cárnicas ha significado un golpe para las perspectivas de desarrollo de un sector que venía con viento a favor desde hace un buen tiempo.

Por
07deDiciembrede2005a las10:25

El último incremento del 5 al 15% de las retenciones cárnicas ha significado un golpe para las perspectivas de desarrollo de un sector que venía con viento a favor desde hace un buen tiempo.

Este es el análisis que Fernando Canosa, coordinador de la Comisión de Ganadería de Aacrea, efectúo sobre la reciente decisión del Gobierno, durante el programa El Equipo del Campo, que se emite los domingos, a las 10, por AM 570 Radio Argentina.

"Ahora estamos ante un panorama cambiante, porque antes teníamos una oportunidad para el mercado de la carne, con la demanda interna y la exportación", expresó Canosa.

Según el especialista, el límite al comercio externo que provoca esta medida tiene dos consecuencias importantes: por un lado, el cierre de industrias que ya no encuentran rentable el negocio de la exportación; en segundo lugar, una decisión de esta característica lleva a que, lejos de la pretensión del Gobierno, aumenten inclusive los precios de los cortes populares.

"Es que, si no se puede vender a un mayor precio los cortes traseros para cubrir los costos industriales, entonces hay que aumentar el conjunto de los cortes, como los delanteros y el asado, que no van al mercado internacional", puntualizó el especialista en ganadería.

Canosa cree que, por haberse tomado decisiones contraproducentes, a futuro se corre el riesgo de que la producción de carne apenas alcance para la demanda doméstica.

"No están claras las señales (hacia el sector), con lo cual el productor no sabe si le va a convenir mejorar la productividad ganadera. Corremos el riesgo de que si no entramos en una espiral de crecimiento, a futuro la producción sólo va a alcanzar para el consumo interno", dijo.

Igual que la suba de las retenciones, Canosa indicó que la restricción para faenar animales con menos de 260 kilos tendría consecuencias negativas para la actividad de los ganaderos. "Hay miedo a que esto provoque un retraso de los destetes y una sobre oferta de terneros. Van a pasar las dos cosas, con más tiempo del ternero al pie de la madre; además, algunos criadores van a analizar alguna forma de recriar esos animales", precisó.

Como asignatura pendiente de las autoridades nacionales, el especialista subrayó que desde la órbita de esos funcionarios se deberían buscar mecanismos que impulsen una mejora de la oferta forrajera, debido a que el límite en el peso de faena tiende a aumentar la carga. "Debería pensarse en apoyos crediticios para mejorar la oferta de pasto", señaló.

Pese a las dificultades, la cadena de la carne es una actividad que genera muchos puestos de trabajo. "Es un negocio que puede ocasionar un crecimiento de la mano de obra; hay estudios que dicen que si el sector crece puede bajar 1 o 2% el desempleo", remarcó Canosa.

 

Temas en esta nota