Semillas: proponen limitar el uso propio

Directivos del Instituto Nacional de Semillas (Inase) consideraron que la limitación del uso propio de la semilla y la figura legal del pequeño productor son dos de las condiciones básicas para ordenar el sistema de pago de regalías en el sector.

Por
23deDiciembrede2005a las09:17

Directivos del Instituto Nacional de Semillas (Inase) consideraron que la limitación del uso propio de la semilla y la figura legal del pequeño productor son dos de las condiciones básicas para ordenar el sistema de pago de regalías en el sector.

“El derecho al uso propio está consagrado en la ley de semillas de 1973, pero hay que reconocer que fue exageradamente utilizado y que se pasaron los límites”, señaló Oscar Costamagna, ex presidente y actual asesor del Inase.

Por su parte, el titular de la entidad, José Luis Russo, destacó que “si se lograra definir qué es un agricultor en la Argentina” y distinguir “entre el pequeño productor minifundista, con una explotación familiar y el pool de siembra o la gran empresa”, se podría establecer la pertinencia del “derecho al uso propio”.

Esa definición no está contemplada en la ley y en la actualidad se presentan superficies que, “más que de uso propio, son de multiplicadores de semillas”, sentenció el dirigente, durante el panel “Perspectivas y políticas sectoriales de la industria semillera”, que se desarrolló en el marco del Programa “Construyendo Agendas”, organizado por el diario La Nación y Expo Chacra, para presentar el ciclo de conferencias que acompañará, en marzo próximo, la realización de la edición 2006 de la muestra rural de Pergamino.

Del encuentro participó también el presidente de la Asociación de Semilleros de Argentina (ASA), Raúl Palmieri, quien destacó la importancia de ordenar el sistema de pago de regalías en el país como “un mecanismo para incrementar la oferta de semillas de alta productividad”.

Regalías

Representantes de la producción y empresarios semilleros volvieron a reunirse esta semana para retomar el debate sobre el sistema de pago de regalías en el país, pero la indefinición sobre los alcances del “uso propio” les impidió ponerse de acuerdo.

Excepto la Federación Agraria Argentina (FAA), que rechaza toda limitación a esa práctica, Sociedad Rural Argentina (SRA), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro) admiten la necesidad de pagar regalías por las nuevas semillas, aunque con proyectos diferentes.

CRA, por caso, hizo propio un proyecto elaborado por Cartez, que habilita el uso propio irrestricto cuando se compra semilla para trabajar 100 hectáreas. En cambio, si el productor proyecta sembrar el doble, deberá pagar un canon de entre uno y 1,5 por ciento del valor del quintal del grano en pizarra por cada hectárea.

El desacuerdo entre los privados se agravó con la irrupción de la multinacional Monsanto, que en enero pasado inició una serie de presentaciones judiciales en los países europeos importadores de soja transgénica argentina para cobrar compulsivamente regalías sobre esas semillas en los puertos de destino.

La acción de la multinacional fue rechazada por la Secretaría de Agricultura, que ahora analizaría la posibilidad de “zanjar las diferencias” con la reglamentación del uso propio de semillas para avanzar sobre el sistema de regalías en el mercado interno.

Al respecto Costamagna admitió que “probablemente la diferencia de precio cercana al 40 por ciento entre la semilla fiscalizada y la ilegal (o bolsa blanca)” impulse a los productores al circuito irregular.

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota