Habilitan en Mendoza una planta de faena de ganado menor

Reciclaron en Alvear las instalaciones de un antiguo tambo para faenar corderos y cerdos.

Por
27deDiciembrede2005a las09:15

Una planta de faena para animales menores comenzó a funcionar en el establecimiento Laura I, propiedad de Humberto Caro, ubicado en la ciudad mendocina de General Alvear, donde se faenarán chivos, cordero y lechones con un costo ínfimo para el productor de 5 pesos por cabeza, que incluye las 24 horas de permanencia de la res en la cámara frigorífica.

“Siempre se habló de rentabilidad pero estamos convencidos que brindarle seguridad al consumidor garantizando la calidad de la carne es más importante que el rédito económico. De allí el bajo costo para los propietarios de ganado” señaló Fabio Di Bernardino, secretario de Desarrollo de la comuna, indicó el diario mendocino Los Andes.

El fuerte aumento en la demanda de este tipo de ganado a raíz de las festividades de Fin de Año motorizó la puesta en marcha de esta planta de faenamiento temporario por parte del municipio local, dirección Provincial de Ganadería y fundación Coprosamen.

La planta tiene como misión controlar exhaustivamente la sanidad de los animales hasta su llegada al consumidor evitando de esta manera la faena clandestina.

Esta planta recibe ganado menor proveniente del departamento y zonas de influencia, tomando en consideración que el mayor flujo de animales, en especial caprinos, procede desde los distritos sanrafaelinos de Punta del Agua y Agua Escondida, con unos 1.000 animales por semana, según los datos aportados por Ganadería de la provincia.

En esa repartición los productores obtendrán una guía para el traslado del ganado en pie hasta la planta y al momento de retirar la carne tendrán el correspondiente sellado y autorización por parte del área bromatológica de la Municipalidad para el tránsito y consumo de la carne dentro de la geografía departamental.

El viejo tambo ahora reacondicionado para la faena se encuentra a 37 kilómetros de la ciudad, a la altura del paraje Los Tamarindos y fue elegido por cumplir con los requisitos higiénicos indispensables para que se desarrolle esta tarea y porque posee cámara frigorífica.

Mientras esté en funcionamiento la planta se ejecutarán estrictos controles en los puntos de venta para certificar el origen y estado de la carne y se efectuaran decomisos de mercadería en caso de detectarse alguna irregularidad.

Temas en esta nota