Cae el crédito comercial para empresas

El stock de préstamos operativos se contrajo 1,5% en junio por la incertidumbre económica y el salto de las tasas de interés.

15deJuliode2008a las07:24

El fuerte ajuste alcista que registraron las tasas de interés activas (la que los bancos cobran por las financiaciones que otorgan) producto de la dolarización de carteras que impulsó la incertidumbre generada por el extendido conflicto entre el Gobierno y el campo se cobró otra víctima: la oferta de financiaciones con destino comercial se contrajo, según datos oficiales, 1,5% el mes pasado. Esto equivale a reconocer que hubo menos crédito operativo para las empresas, a la vez que el que se concedió seguramente fue de peor calidad en plazos y tasas.

El dato tiende a ratificar que el promocionado modelo productivo del que se ufana a menudo el Gobierno fue reemplazado en los hechos por una especie de "bicicleta financiera" facilitada por la tendencia bajista del dólar, la existencia de mecanismos para cubrir el riesgo cambiario por algunos meses (accesible en general para los bancos y grandes empresas) y las elevadas tasas de interés que los bancos debieron convalidar para tentar a los inversores y ahorristas e intentar ponerle un freno a la dolarización.

"En estos meses, la gerencia financiera de la empresa trabajó con premisas con las que no lo hacía desde hace años. Fue un verdadero déjà vu ", comentó con ironía a LA NACION un empresario con negocios en la industria plástica.

Según el Informe Monetario de junio, que difundió ayer el Banco Central (BCRA), el crédito bancario comercial decreció en $ 580 millones durante el mes pasado, mostrando su primera contracción en cinco años. La mayor reducción ocurrió con los libramientos contra la garantía de documentos (cheques o pagarés), que se redujeron 2,4%, es decir, en unos 460 millones.

También pisaron el freno los adelantos en cuenta corriente, que mostraron una baja de $ 280 millones, que significó una caída del 1,7% con relación al stock total de ese tipo de financiamiento. Sólo se expandió levemente el resto de las financiaciones comerciales, que aumentaron en 160 millones en el período.

Para tener una dimensión del ajuste, vale recordar que las financiaciones con destino mayoritariamente comercial venían de crecer un 3,7% en mayo (expansión de $ 1460 millones), registrando el mayor aumento en lo que iba del año. Y que el stock de este tipo de préstamos venía de crecer 1,5% en junio de 2007, 3,8% en junio de 2006, 2% en junio de 2005 y 3% el mismo mes de 2004, si lo que se busca es comparar la situación actual del mercado con la vigente en períodos de año similares.

Con todo, el stock total de préstamos al sector privado en pesos aumentó, en términos nominales, 0,8% en junio, gracias al desembolso de los créditos que llevan más tiempo de gestación y por cuyo desembolso los bancos obtienen garantías reales. Se trata de créditos como los prendarios (+3,5%) o hipotecarios (+2,4%), que en junio devengaron la actividad desplegada por los bancos hasta abril pasado, por lo que difícilmente puedan exhibir en los meses siguientes tasas de expansión semejantes.

Peor para las pymes
Las principales perjudicadas por el brusco cambio en las condiciones de acceso al crédito fueron las pymes, para las que los costos financieros se dispararon con mayor virulencia, lo que a su vez activó un acortamiento de plazos en la denominada cadena de pagos. El ajuste del mercado fue consecuencia directa del fuerte encarecimiento que tuvieron los préstamos en el mes, lo que ayudó a hacer más cautos a los potenciales tomadores.

El promedio de la tasa de interés de los adelantos se ubicó durante junio en el 25,2% anual, mientras que el promedio para los préstamos otorgados bajo la forma de documentos a sola firma alcanzó el 23,4%, lo que obligó al BCRA a reconocer que "los préstamos asociados principalmente con la actividad comer

Temas en esta nota

    Cargando...