Analizan cómo recomponer los ingresos

Ante la baja de retenciones, Economía controlará el gasto, pero alentará el consumo.

Por
19deJuliode2008a las08:25

Ante la baja de las retenciones a la exportación de soja, el Gobierno dispondrá de $ 5000 millones menos, que iba a destinar a viviendas populares, caminos rurales y hospitales. No es una cifra menor si se tiene en cuenta que la meta de superávit fiscal primario (antes de pago de la deuda) es de aproximadamente 31.500 millones.

Fuentes oficiales se atajaron diciendo que la finalidad de la suba de retenciones a la soja y la instauración de la movilidad del impuesto para esa oleaginosa, el girasol, el maíz y el trigo -el 11 de marzo- no era mejorar el superávit, sino combatir la "sojización" y desvincular los precios locales de los alimentos de las elevadas cotizaciones internacionales. El ex presidente Néstor Kirchner, no obstante, había reconocido que se necesitaba el aumento de retenciones para pagar las obligaciones de la deuda, pero en el Gobierno dicen que el ahorro fiscal aún es alto y habría alcanzado los $ 2000 millones el mes pasado, pese a dos paros agrícolas.

Confían en que los ingresos por retenciones crezcan a partir de pasado mañana, cuando las retenciones vuelvan al nivel del 10 de marzo. También advierten que sobre todo exportarán los grandes productores, temerosos de que el Gobierno proponga una "alternativa superadora" a la del 11 de marzo, que fue rechazada anteayer en el Senado. Esa opción, que no se adoptaría de inmediato, contemplaría mejoras para los pequeños y medianos agricultores. Con esa eventual medida financiarían las viviendas, los hospitales y los caminos prometidos, y se desalentaría a la soja, frente al trigo, el maíz, la ganadería y la lechería.

En el Ministerio de Economía, que conduce Carlos Fernández, descartan buscar recursos faltantes gravando la renta financiera. Después de cuatro meses de conflicto económico, no es el momento, dicen.

En cambio, Economía ha elevado un borrador del proyecto de presupuesto 2009 que contempla que algunos ministerios congelen sus gastos y otros directamente los reduzcan. Los compañeros de Fernández en el gabinete nacional reaccionaron enfurecidos.

Pero en el corto plazo el Gobierno no planea ahorrar, sino todo lo contrario para recuperar la popularidad perdida y aprovechar este momento de distensión. Una posibilidad es que la semana próxima se anuncien en conjunto los aumentos del salario mínimo, las jubilaciones y las asignaciones familiares, y la rebaja del impuesto a las ganancias mediante una nueva reforma a la tablita de Machinea.

Por Alejandro Rebossio

Temas en esta nota

    Cargando...