Optimismo por el futuro del maíz

Se presentó un plan para los próximos diez años, que apunta a más producción, exportaciones y empleo; buscan un mayor protagonismo para las cadenas de valor; hay mejores perspectivas para la siembra en la próxima campaña, según los especialistas.

26deJuliode2008a las08:21

El maíz vuelve a ser noticia y tiene un plan para seguir creciendo, sin pausa. Al compás de la mayor demanda de alimentos y los nuevos usos, como los biocombustibles, la cadena del cultivo se ha trazado metas ambiciosas para los próximos diez años. Más producción, mayores exportaciones, valor agregado y más empleo son los ejes clave de esa iniciativa. En lo inmediato, en tanto, desde la Asociación Maíz y Sorgo Argentino (Maizar) proyectan que el cereal podría expandir un 5% su área de siembra en la campaña que comenzará en poco más de un mes y medio.

Con la participación de más de 400 personas y otras 350 que lo siguieron vía Internet, Maizar realizó el martes pasado en Buenos Aires su Congreso Maizar 2008, en el que se presentaron los desafíos y las oportunidades para la cadena hasta 2017. Concretamente, según un estudio que realizó la entidad, en un período de diez años la Argentina podría producir 80 millones de toneladas de maíz y sorgo, y multiplicar por cinco el valor de las exportaciones de las cadenas de valor de estos granos. "Así, se lograrían vender al exterior 34 millones de toneladas de maíz y sorgo por un valor cercano a los US$ 6000 millones y exportar productos de la cadena de valor por US$ 12.550 millones", consigna la entidad. Con respecto a las cadenas de valor, sólo en la vinculada con la carne vacuna se podrían esperar exportaciones por US$ 4000 millones y una cifra similar valdría para los productos lácteos. Además, la avicultura representaría en ese plan ingresos por US$ 1200 millones, por ejemplo.

Juan Gear, vicepresidente de Maizar, se refirió en el encuentro justamente a la necesidad de tener un plan a largo plazo que brinde valor a la cadena. "La construcción de una cadena de valor competitiva requiere un plan de largo plazo y el desarrollo de estrategias y acciones coordinadas y consensuadas entre nuestros gobernantes y los distintos actores del sector público y político que en forma efectiva conduzcan a que la Argentina aproveche la oportunidad que presenta hoy el cultivo de maíz", expresó Gear.

Martín Fraguío, director ejecutivo de la entidad, subrayó las posibilidades que tiene el país para transformar internamente y agregar valor en el grano de maíz, con rubros vinculados con esta producción. "En un período de diez años, la Argentina puede triplicar las exportaciones de carne y pollo, dejar de importar carne de cerdo y aumentar en gran magnitud las exportaciones de productos lácteos, con la seguridad de mantener abastecido el mercado interno. Además, los biocombustibles, etanol y biogás, podrían colaborar en el equilibrio energético futuro a costos menores que la importación de hidrocarburos", comentó.

Oportunidades
"Nuestro país tiene una oportunidad única para impulsar su desarrollo a partir de toda la cadena de valor del maíz", añadió Pablo Ogallar, presidente de Maizar.

Según el plan de la entidad, contra los 4,3 millones de hectáreas actuales de maíz y sorgo en 2017 podrían haber 10 millones de hectáreas. En tanto, la producción subiría desde 24,8 a 80 millones de toneladas. En ese escenario, un dato no menor es que el consumo interno crecería desde los 11,3 millones de toneladas actuales hasta los 45,2 millones de toneladas. Se espera que en diez años la ganadería consuma 12 millones de toneladas de maíz y sorgo; la lechería, 6 millones de toneladas; la avicultura, 6 millones de toneladas y la producción porcina ronde los 2,2 millones de toneladas. Además, la molienda húmeda tendría una demanda de 3 millones; la molienda seca sumaría otro millón de toneladas, en tanto que las industrias del biogás y el etanol podrían c

Temas en esta nota

    Cargando...