La gente le dio calor a una jornada muy fría

Desbordó su interés por calles y stands.

Por
28deJuliode2008a las07:36

A pesar del cielo plomizo y del frío al caer la tarde, en la Rural ayer hubo mucha gente. De hecho era difícil la circulación por los pasillos en el área de venta de artesanías en cuero y en plata, tejidos, camperas, botas Lo mismo pasaba en aquellos stands que ofrecían degustaciones, desde dulce de leche a lemonchelo.

Las madres acarreaban a los chicos, y a veces, al revés. "Esto no circula", dijo un hombre que miraba por sobre las cabezas de los demás, en busca de una salida. "¡Qué lío de gente!", dijo una señora, mientras esquivaba a los que se detenían en las vidrieras.

En el área de maquinaria agrícola sólo unos pocos interesados se acercaron (los domingos no suelen ser días de público específico), pero el atractivo para los que no son del campo era tomarse fotos al lado de una rueda más alta que ellos mismos.

Las familias que paseaban por entre esos fierros mostraban la fascinación de quien está frente a juguetes gigantes. Quienes encontraban la vidriera de "regalos" de John Deere difícilmente desistían de comprarse algo: hay desde minitractores por 15 pesos a copias a escala de antiguos modelos de la firma, por 50 pesos.

En el pabellón de los vacunos no hubo banco de plaza libre. El que no tuvo descanso fue Cleto, el toro Shorthorn de la cabaña entrerriana La Mojarrita, frente al cual se amontonaba el público para hacerle un retrato.

La circulación por los espacios abiertos no era mucho más ágil. En la calle paralela al "pozo", camino al pabellón de los cerdos, se iba al paso de los que avanzaban choripán en mano o de los que llevaban chicos ya cansados.

"¿Acá también habrá olor?", le preguntó una nena a la mamá cerca de la entrada al pabellón de las aves. Claro, venía de visitar a los porcinos.

Ya en el pabellón de gallinas, conejos, chinchillas, canarios y demás especies de granja, los grandes se volvían chicos por un rato: sacaban fotos, especialmente a los gallos de mayor porte y trataban de imitar sus sonidos.

A pocos metros algunos curiosos se detenían en el stand del Mecano ganadero frente a un cartel que reproduce "los pensamientos de la vaca Minga (Do-Minga): Pongo el cuero, pongo la carne, pongo la leche ¡Pongan una política ganadera adecuada pa´ que el país la aproveche!"

Por Analía H. Testa.

Temas en esta nota

    Cargando...