No creo necesaria una explicación a la Argentina

Amorim contestó las críticas sobre su actuación en Doha.

01deAgostode2008a las07:27

El canciller brasileño, Celso Amorim, hizo, según él, "todo lo posible" para satisfacer a la Argentina en sus negociaciones durante la fracasada conferencia ministerial de la OMC en Ginebra. "Yo sabía que había diferencias, pero pensé que lo que era bueno para Brasil lo sería para la Argentina", dijo el canciller a LA NACION, y aseguró: "Yo no creo necesaria una explicación a la Argentina. Pero si fuera necesario hablar, hablaremos", respecto de si el presidente Lula hablará con la presidenta Kirchner sobre el tema en su visita, la próxima semana.

Sin embargo, ante la prensa brasileña Amorim admitió que la posición de su país "no podía quedar totalmente rehén" de la de la Argentina. Contradictorio, el canciller también afirmó que el Mercosur tiene que "hablar con una voz común".

Antes de regresar a su país, Celso Amorim dialogó en forma exclusiva con LA NACION.

-¿Cuáles serán las consecuencias de este fracaso para Brasil?

-Para Brasil las consecuencias no serán de ninguna manera más graves que para el comercio global y multilateral. Es cierto que ese acuerdo era importante para nosotros, pero los más afectados serán sin duda los países más pobres.

-Un diario brasileño afirmó esta semana que Brasil "apuñaló por la espalda a Argentina" en Ginebra. ¿Esto quiere decir que se habían puesto de acuerdo antes de la reunión?

-Felizmente fue un diario brasileño. Lo grave hubiese sido que se tratara de un diario argentino. Nosotros habíamos acordado una línea matriz para el sector industrial del Mercosur. Había diferencias de posiciones, todos lo sabíamos. Pero eso es algo perfectamente legítimo. En todo caso, el primer logro, después de un trabajo de tres o cuatro meses, fue que el bloque llegara a una Metodología Mercosur. Segundo, en esa sala del G6 en Ginebra había que tomar decisiones. Yo buscaba una buena solución para la Argentina y también una buena solución para Brasil.

Me dije además que si era buena para nosotros también lo sería para los argentinos. Después de que tomé esa decisión, sabiendo muy bien cuál era la posición de la Argentina, me puse a pensar qué otra solución podría proponerle que los demás estuvieran dispuestos a contemplar, aunque eso pudiera crear una asimetría temporaria en el seno del Mercosur.

Brasil estaba dispuesto a renunciar a una parte del porcentaje de flexibilidades que le correspondían en el seno del Mercosur en beneficio de la Argentina para conseguir que aceptara el proyecto de acuerdo propuesto por el director general de la OMC, Pascal Lamy.

"Yo no sé si hubiera alcanzado, porque la conferencia fracasó cuando aún no habíamos llegado al capítulo de los bienes industriales (NAMA), y es verdad que la posición de algunos países en ese sector era muy firme. Pero la intención existió."

-¿Eso ustedes lo hablaron antes?
-Esas cosas no se pueden decir antes porque no hubiésemos obtenido la metodología del Mercosur, que era buena para todos. En todo caso, no hay nada que exista entre nosotros que no podamos arreglar. Creo que además existe un antiguo error con nosotros, que no data de ayer ni de anteayer.

Por una razón histórica que no consigo comprender, que debe responder más bien a la tradición, el Mercosur no se presenta como un bloque ante la OMC, como lo hace, por ejemplo, con la Unión Europea (UE). Pero, créame: hicimos todo lo que pudimos para evitarle dificultades a la Argentina, y no sólo lo hicimos con la Argentina.

Según fuentes diplomáticas del bloque, Brasil también hizo grandes esfuerzos para dar satisfacción a Uruguay y Paraguay en su reclamo contra el Mecanismo de Salvaguardia Especial (MSE). Antes del fracaso de la conferencia, ese reclamo había sido satisfecho en el borrador sobre el cual trabajaba el G

Temas en esta nota

    Cargando...