Por el precio de Aerolíneas, la oposición salió a cruzar a Jaime

El secretario de Transporte dijo que el Estado no pagará un peso. Pero que asumirá un pasivo de US$ 890 millones. Los legisladores le reprocharon su gestión y algunos llegaron a calificar como un "disparate" los términos de la reestatización.

07deAgostode2008a las07:38

El secretario de Transporte, Ricardo Jaime, aseguró ayer que el Estado argentino "no debe pagar nada" por hacerse cargo del 94,41% de las acciones de Aerolíneas Argentinas y el 97% de Austral. A pesar de esa afirmación, fueron muchos los diputados de la oposición que reclamaron que el Gobierno informe en detalle sobre la deuda de Aerolíneas y sus pérdidas actuales, antes de aprobar el proyecto de ley de reestatización enviado por el Ejecutivo.

Jaime admitió que el Gobierno deberá hacerse cargo del pasivo de Aerolíneas y Austral, si bien lo hizo dando un rodeo. "El precio de la compra del paquete accionario será determinado por el Tribunal de Tasaciones y en esa evaluación se tendrán en cuenta activos y pasivos", dijo. El funcionario señaló que el reporte más reciente arroja, a fines de julio, un pasivo conjunto de 891 millones de dólares. "No me voy a hacer cargo sobre la forma en que Aerolíneas fue privatizada y vaciada. Si hubiera un vaciamiento, será la Justicia la que lo determine. Pero sí somos respetuosos de las normas legales", dijo el funcionario.

El Gobierno y el grupo español Marsans acordaron el 17 de julio un plazo de 60 días para determinar el precio de Aerolíneas y Austral. La tasación del Estado está a cargo del Tribunal de Tasaciones, y Marsans tiene su propia valuación, que aún no dio a conocer. A la vez, la totalidad de la operación, así como el precio, deberán ser aprobados por el Congreso, según el proyecto de ley que elaboraron el ministro de Planificación, Julio De Vido, y el propio Jaime.

"A Aerolíneas ya se le ha sacado mucho. En lo personal, considero que no se debe pagar nada, pero son los organismos públicos y el Congreso quienes deberán determinarlo", dijo el funcionario, en un informe de casi cinco horas de duración en la Cámara de Diputados. Fue la primera vez, en cinco años y medio de gestión, que Jaime acudió al Congreso. Se encontró con un grupo de diputados opositores sumamente abocados a echarle en cara que el proyecto de compra de acciones, en esos términos, es un "disparate" (Adrián Pérez), o que repudiaban su gestión en Transporte (Carlos Raimundi).

Jaime adelantó que ya hay elaborado un plan de gastos de Aerolíneas y Austral para los próximos seis meses, pero evitó dar detalles. "Se lo presentaremos en los próximos días a la Presidenta", dijo (ver página 4). Igual, proporcionó algunos detalles sobre el día a día de la compañía: dijo que Austral duplicó en diez días los aviones en condiciones de volar y que en los próximos días una misión del Gobierno visitará la fábrica brasileña de aviones Embraer, con el propósito de adquirir aeronaves de 70 y 90 plazas que reemplacen a los 15 Boeing 737-200 que deben dejar de volar, por disposiciones ambientales, a fines de 2009.

Jaime había arrancado con una larga exposición de 90 minutos, en la cual prácticamente leyó palabra por palabra el proyecto de reestatización. Lo acompañaban los directores de Aerolíneas Julio Alak (también gerente general) y Vilma Castillo, además de la asesora Alba Thomas Hatti. La titular de la Comisión de Transportes, Zulema Daher (FPV Salta), tuvo que hacer malabares para acortar las exposiciones de Alejandro Nieva (UCR) o el socialista Ariel Basteiro. Pero lo más jugoso fue ante una intervención del mendocino Oscar De Marchi (PD). "Su gestión en cinco años ha sido verdaderamente desastrosa. En un país más o menos serio, el secretario de Transporte habría renunciado. ¿Usted piensa renunciar?", le preguntó De Marchi a Jaime, que lo miraba con cara de póquer. La diputada Daher se hizo cargo: "No considero procedente

Temas en esta nota

    Cargando...