Fuerte respuesta kirchnerista a Cobos

Cuatro ministros lo criticaron por armar su propio espacio político, mientras los fieles al vicepresidente justificaron la idea.

09deAgostode2008a las08:27

El día después de conocerse la intención del vicepresidente Julio Cobos de armar un espacio político propio, el Gobierno acusó el golpe.

Cuatro ministros y un diputado kirchnerista minimizaron las intenciones de Cobos, le pidieron que se limite a cumplir "su función específica" de presidir el Senado y dijeron que "su actitud no va a afectar el crecimiento del país".

En la otra vereda, los cobistas confirmaron el avance de su armado político, que ayer adelantó LA NACION, le pidieron a la Presidenta que "se ponga a construir el país con todos en lugar de intentar debilitar a Cobos" y reclamaron "un progresismo como el de Lula".

El ministro del Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández, fue uno de los encargados de sentar la posición de la Casa Rosada. "Cobos tiene que cumplir con su función específica de vicepresidente o presidente del Senado", respondió en declaraciones radiales, al seguir la misma línea que el Gobierno mantiene desde que el radical K comenzó a subir su perfil.

Otra vez, un acto fallido jugó en contra del discurso oficial, cuando Fernández se refirió a Cobos como "el Presidente", pero enseguida notó el error y se corrigió. El mismo fallido había cometido unos días atrás el jefe de Gabinete, Sergio Massa.

También habló el ministro del Interior, Florencio Randazzo, que opinó que "la actitud de Cobos no va a afectar el crecimiento del país" y repitió su idea de que "la Concertación es mucho más que individualidades", para restar importancia a las acciones de los seguidores del vicepresidente.

Otro que se puso en guardia frente a la iniciativa de Cobos fue el titular de la cartera de Planificación Federal, Julio De Vido, que opinó que la Concertación "está más fuerte que nunca" y consideró que la sociedad ya juzgará a quien fuera compañero de fórmula de la Presidenta. "En un país democrático, uno puede hacer lo que le venga en gana y, obviamente, la sociedad juzgará a cada uno en ese sentido", dijo desde San Juan, adonde viajó junto con la Presidenta.

En un tono más conciliador, también desde San Juan, el ministro de Educación, Juan Carlos Tedesco, opinó que las diferencias con Cobos "se encaminarán institucionalmente y pidió "trabajar con consenso, con diálogo y con participación, y para eso es necesario apaciguar los ánimos y hacer lo que corresponda".

Menos diplomático, el diputado kirchnerista Carlos Kunkel fue el encargado de hacerles un advertencia a Cobos y sus seguidores. "Tendrán que revalidar sus mandatos el año que viene en otras fuerzas políticas", señaló (sobre lo que se informa por separado).

Pero los intentos oficiales de sacar a Cobos de la escena podrían no limitarse a lo dialéctico. Según pudo saber LA NACION, la Casa Rosada decidió prescindir de los servicios del vicepresidente y en su lugar eligió al senador José Pampuro (presidente provisional del Senado y en la línea sucesoria del poder después de Cobos) para que viajara a la asunción del nuevo presidente de República Dominica en representación del gobierno argentino.

La noticia puso a los cobistas (que se aferran a la promesa de que se respetara el papel institucional del vicepresidente) con los pelos de punta.

Sin embargo, sus suspicacias podrían estar equivocadas. El viaje a Dominicana se superpone con la visita que Cristina Kirchner tiene prevista a Brasil (el 15 del actual), y si ella efectivamente dejara el país, Cobos deberá quedarse a cargo del Poder Ejecutivo.

Mientras la tropa del vicepresidente está muy pendiente de eventuales ataques desde la Casa Rosada, ayer avanzaron con sus aspiraciones de construir un espacio político nacional y le pidieron cambios al oficialismo.

"Pretendemos que Cristina Kirchner se ponga a construir

Temas en esta nota

    Cargando...