Se frena la producción de aceite por falta de fletes para exportar

Demoras en la descarga de combustible por un conflicto energético estarían aplazando los embarques desde hace más de 20 días. Las firmas dejarán de comprar granos.

Por
15deAgostode2008a las06:48

Las industrias aceiteras anunciaron que a partir de hoy dejarán de producir, en forma escalonada, hasta tanto no se normalicen sus exportaciones, porque ya no tienen dónde almacenar su producción.

La noticia vuelve a golpear la comercialización granaria, que sufrió cortocircuitos por el conflicto que enfrentó por más de cuatro meses al campo con el Gobierno, en un contexto en el que los exportadores están, además, cuestionados por el Gobierno por supuestas “maniobras especulativas” a la hora de declarar la venta de granos.

La primera que dejaría de producir es Aceitera General Deheza (AGD) pero otras seguirían el mismo destino a partir del lunes. Las firmas afectadas son las presentes en la región portuaria santafesina llamada del “Up River”, donde se encuentran instaladas las plantas de Cargill, Dreyfus, AGD, Bunge y Vicentín, entre otras.

Esta vez, as firmas no echaron la culpa de la situación a las normativas oficiales y los frenos a los envíos en pos del abastecimiento interno, sino a la falta de buques. Dicen que barcos comprometidos para exportar aceite están completos con combustibles líquidos que no pueden ser descargados por falta de pago de los importadores.

Las demoras llevan más de veinte días y la preocupación sobre el futuro empujó a las firmas a enviar en bloque sendas comunicaciones pidiendo explicaciones, primero a la estatal Enarsa y luego a Cammesa, la compañía administradora del mercado eléctrico y encargada de importar el combustible que utilizan las centrales térmicas cuando falta gas. Pero ninguna sería responsable de las demoras en la descarga de los combustibles.

Allegados a Cammesa aseguraron a El Cronista que sólo tienen ocupados dos barcos. “Uno se está descargando y el otro está contratado, por lo que nadie más que Cammesa puede disponer de él”, explicaron.

El rumor del mercado asegura que los buques fueron traídos por YPF, que aun no ordenó la descarga porque espera llegar a un acuerdo con el Estado para saldar las diferencias entre el precio del mercado interno y la importación, que paga un combustible mucho más caro. El costo final (eximido de impuestos) es de u$s 790 el m3 para los importadores, mientras que el precio de venta en los surtidores locales es de u$s 350.

En YPF, en tanto, negaron la versiones. Aseguran que los barcos que tienen en circulación son de estricto “uso logístico interno”.

Además de AGD, otras aceiteras comunicaron que, de mantenerse la situación, “el freno de la producción podría hacer que dejaran de comprar granos a los productores”, según reconoció el intendente de la santafesina Chabás, Osvaldo Salomón,

Prórroga

Al tiempo que se pedían explicaciones a los entes energéticos, la Cámara de la Industria Aceitera (Ciara) ya anunció que “las firmas podrían necesitar ampliar los plazos de embarque estipulados en los permisos de exportación” que otorga la Oncca, según afirmó su director ejecutivo Alberto Rodríguez.

Por Julieta Camandone y Pablo Fernández Blanco.

Temas en esta nota

    Cargando...