Con el petróleo y los granos no basta: ahora los inversores especulativos buscan commodities "raros"

Los administradores de carteras de materias primas se han interesado en el éxito de Anthony Lipmann con el renio, un metal raro que ayuda a los motores de avión a ahorrar combustible. "Recibo llamadas de fondos de cobertura todos los días'', asegura.

Por
20deAgostode2008a las16:35

Desde hace más de diez años Anthony Lipmann se dedica a negociar metales como el indio, el disprosio y el estroncio, al tiempo que alimenta su pasión por el arte con lecciones de canto y teatro.

Actualmente los fondos de cobertura golpeados por los mercados de crédito y renta variable se han interesado en el éxito de Lipmann con el renio, un metal raro que ayuda a los motores de avión a ahorrar combustible. En tres años el precio del renio se ha multiplicado casi por ocho, lo que ha permitido a la empresa de Lipmann triplicar sus beneficios.

"Recibo llamadas de fondos de cobertura todos los días'', dijo Lipmann en una entrevista en sus oficinas en Walton-on- Thames, al suroeste de Londres. "Tiemblo ante las palabras fondo de cobertura: somos como ratas de laboratorio cuando vienen con sus jeringas en mano", añadió.

Lipmann, de 51 años, dice que entró en el negocio del renio por casualidad y difícilmente sea el único intermediario que se ha beneficiado con el alza en los precios de los metales por el aumento en la demanda de países como China, India y Brasil.

El renio, un elemento que se encuentra en los depósitos de cobre y molibdeno, cotizaba a 11.100 dólares el kilo (2,2 libras) en julio pasado en comparación con los 1478 en junio de 2005, según Limpann.

El metal grisáceo cuyo símbolo químico es Re, es el número 75 en la tabla periódica de elementos, y se encuentra entre el tungsteno y el osmio. Fue el último elemento natural en ser descubierto, en 1925, según la página web del Servicio Geológico de EE.UU.

En el año fiscal que concluyó el 31 de julio, el renio representó el 60% de los ingresos por 16,84 millones de libras (32 millones de dólares) de la empresa de Lipmann, Lipmann Walton & Co., en comparación con alrededor del 40% el año previo. En el mismo periodo, los beneficios de la empresa aumentaron a más del triple a un millón de libras, dijo Lipmann.

"Anthony se especializa en el renio desde hace mucho tiempo'', dice Martin Hayes, corresponsal jefe de MinorMetals.com, una división de la londinense FastMarkets Inc. "Otros intermediarios negocian ocasionalmente el renio, pero no lo hacen con constancia; su precio es considerado el más preciso''.

Pero la cantidad del metal que se produce a nivel mundial es "demasiado pequeña como para que sea negociable'' en cualquier bolsa, dijo Hayes.

La producción mundial de renio subió a 49,5 toneladas el año pasado desde 47,2 toneladas en 2006, según el Servicio Geológico de EE.UU. Más del 90% proviene de Chile, Kazajstán y EE.UU., en donde los procesadores tienen equipo especial para capturar el metal, dijo Michael Magyar, especialista en materias primas del Servicio Geológico de Estados Unidos.

Fuente: Bloomberg.

Temas en esta nota

    Cargando...