Por las restricciones oficiales muchas pymes lácteas están al borde del colapso

El cierre de las exportaciones de lácteos dispuesta por el gobierno nacional produjo una sobreoferta y precios en baja en el mercado local. Ahora peligran miles de puestos de trabajo en el interior del país. Advierten que si no se toman medidas urgentes la situación será irreversible.

Por
21deAgostode2008a las13:03

Muchas pequeñas y medianas empresas lácteas están experimentando serios problemas económicos y financieros por la sobreoferta de leche y productos lácteos presente en el mercado interno a causa de las restricciones oficiales vigentes para exportar.

“El cierre de las exportaciones de lácteos produjeron un daño sin precedentes en la historia argentina: muchas empresas chicas están cerrando sus puertas dejando a miles de personas sin trabajo”, comentó hoy a Infocampo Gerardo Gastaldi, gerente de Lactear S.A, firma radicada en la provincia de Córdoba.

“Por la intervención oficial se rompió la cadena de pagos y muchas empresas quedaron seriamente endeudadas”, indicó Gastaldi, para luego mencionar que “el mercado interno se encuentra saturado por una sobreoferta que no tiene sentido”.

Los acuerdos de precios implementados por el gobierno nacional para mantener estables los valores en el mercado interno es otro de los factores que generó graves perjuicios a las pequeñas y medianas empresas del sector lácteo.

“Los acuerdos se volvieron insostenibles en el actual escenario; pero ahora el daño ya está hecho y va dejar sus secuelas hasta que se vuelva a agilizar el mercado”, afirmó Mariano Viroglio, presidente Apymel Santa Fe.

“La solución pasa por abrir las exportaciones y liberar totalmente el mercado para bajar los stocks a nivel local y generar rentabilidad al negocio”, añadió Viroglio.

En el primer semestre de 2008 las ventas de leches alcanzaron las 73.496 toneladas, una cifra 21% inferior a la registrada en el mismo período de 2007, según datos oficiales (Senasa).

En cuanto a las exportaciones de quesos, en los primeros seis meses de 2008 fueron de 21.207 toneladas, registrando una caída del 23% con respecto al mismo período del año pasado

“De persistir la actual situación no va a quedar ninguna empresa láctea, porque no existe una política que permita tener precios razonables”, señaló Pablo Villano, vicepresidente de Apymel Buenos Aires.

“Si no tomamos medidas urgentes que tiendan a revertir esta situación, el problema será irreversible”, advirtió Villano y agregó que “no podemos permitir que haya productores (lecheros) que trabajen a pérdida y que miles de trabajadores pierdan su fuente de ingreso”.

Temas en esta nota

    Cargando...