Se cayó la avioneta en la que iba De Angeli, pero sólo tuvo golpes

La aeronave tuvo un desperfecto técnico y se precipitó desde 150 metros de altura. El dirigente entrerriano se quejó de un dolor en el cuello y quedó internado en observación hasta hoy. Cristina se interesó por su salud y lo visitó Urribarri.

11deSeptiembrede2008a las07:27

Alfredo De Angeli se salvó de milagro. Fue ayer, cuando minutos después de haber despegado del aeródromo de Paraná, la avioneta que lo llevaba junto a otras tres personas sufrió un desperfecto a 150 metros de altura y terminó estrellándose en un campo cercano, a metros de la ruta nacional 12.

Pese a la violencia del impacto, el titular de la Federación Agraria Argentina (FAA) de Entre Ríos sólo sufrió un golpe en la frente y se quejó por un dolor en el cuello, pero salió sin ayuda de la aeronave.

Anoche permanecía internado en una habitación común de la Clínica Modelo, ubicada en pleno centro de Paraná. Y por precaución quedó en observación y se restringieron las visitas al cuarto 321, aunque era un hecho que hoy sería dado de alta.

Apenas trascendió la noticia no faltaron las especulaciones respecto de un atentado. Pero desde la FAA se descartó la hipótesis de un sabotaje. "No tenemos elementos para pensar en un atentado. Para nosotros fue un problema técnico", dijo Alfredo Bel, uno de los dirigentes de la FAA que actuó como vocero en la puerta de la clínica.

El Cessna C 182 en el que viajaba De Angeli cayó en picada y quedó dado vuelta. Junto al dirigente de la FAA viajaban el piloto Horacio Otero, el productor Fabián Zanetto y su hijo, Pedro. Quienes acompañaban a De Angeli resultaron ilesos. Y se retiraron tras ser examinados por los médicos.

La aeronave, registrada con la matrícula LVX 1, pertenece a la familia Zanetto y era utilizada con frecuencia por De Angeli para viajar a Córdoba. Pero en el marco de sus giras no sólo se subía a esa máquina. También lo hacía, según confirmaron sus allegados, a otra muy parecida que le presta un productor de Bahía Blanca.

De Angeli había encabezado en la mañana de ayer una protesta en la Legislatura de Entre Ríos, a raíz del incremento del Impuesto Inmobiliario Rural que el gobernador Sergio Urribarri dispuso por decreto.

Tras conseguir que se suspendieran los aumentos por 30 días y se habilitara una discusión de las alícuotas entre los funcionarios del Gobierno y los técnicos de las entidades agropecuarias, el dirigente de la FAA se dirigía a Río Cuarto. Allí iba a asistir hoy a la inauguración de una muestra rural junto con los Zanetto.

El accidente, que se produjo poco después de las 15, estremeció al Gobierno nacional. A tal punto que Cristina Kirchner llamó al gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, para averiguar qué había pasado con De Angeli.

La pregunta tomó por sorpresa a Urribarri, que estaba trotando por la costanera de Paraná y de inmediato fue a ver a De Angeli.

Blanco de todo tipo de críticas por parte de la dirigencia agropecuaria, a raíz de su alineamiento con el Gobierno nacional, los allegados a De Angeli destacaron el gesto del mandatario entrerriano.

El que lo agradeció en público fue Angel, uno de los nueve hermanos del dirigente accidentado. Lo hizo durante una improvisada rueda de prensa que ofreció en la puerta de la clínica en la que por primera vez en seis meses no se escucharon críticas ante la falta de respuestas para el sector por parte de Urribarri.

"Sólo hablamos de cosas personales, me interesé por su salud y le deseé que se mejore", dijo el gobernador. Urribarri se retiró de la clínica 10 minutos antes de que llegara su antecesor, Jorge Busti, con quien se distanció políticamente a raíz del enfrentamiento con las entidades agropecuarias y su posicionamiento con Eduardo Duhalde.

Sin embargo, lo que más costó fue convencer a De Angeli de que permaneciera internado. "Si fuera por él, ya se habrí

Temas en esta nota

    Cargando...