En Bayer siguen sorprendidos por el conflicto con el campo

El director mundial de la división agrícola cuestionó la conducta del Gobierno.

Por
12deSeptiembrede2008a las07:49

MONHEIM, Alemania.- Poco importan los miles de kilómetros que separan este país de la Argentina, las diferencias idiomáticas y de estilo, y hasta el tiempo transcurrido. La manera como el gobierno de Cristina Fernández enfrentó la crisis con el campo todavía sigue causando sorpresa.

"No puedo entender lo que pasa en la Argentina; la reacción de los políticos con lo que ocurrió con el campo", dijo Friedrich Breschauer, director mundial de Bayer CropScience, la división agrícola de la empresa alemana.

Breschauer pronunció esas palabras frente a un auditorio en el que unos 130 periodistas de todo el mundo -que viajaron invitados por Bayer-, participaban de la tradicional conferencia anual en la que se dan a conocer los resultados del año anterior, se anuncian los proyectos y se presentan las estimaciones sobre las tendencias del mercado global.

La definición resulta poco habitual en boca del principal referente de un gigante comercial como Bayer. De todos modos, si a alguien le quedaban dudas respecto de si los dichos habían sido fruto de una digresión, algunos minutos después se despejaron todas las incógnitas.

Rüdiger Scheitza, miembro del directorio de la empresa, amplió la idea durante una charla con el grupo de periodistas latinoamericanos.

"Para nosotros, europeos, es difícil entender cómo un gobierno crea dificultades al más importante negocio que tiene el país: la agricultura. Hay muchas reservas en la Argentina en términos de tierra, hectáreas disponibles, y en términos de productividad", analizó Scheitza.

En una de las salas contiguas, minutos antes, Bayer había anunciado que en los próximos cuatro años invertirá 3400 millones de euros en la investigación y desarrollo de productos para el agro y nuevas soluciones biotecnológicas para semillas y plantas.

Scheitza retomó su discurso: "Hablé antes del ejemplo de la soja en Brasil, pero ustedes [en la Argentina] tienen lo mismo, son excelentes productores. Por eso, todos se preguntan por qué el Gobierno paró las oportunidades de exportación para los productores en un momento de boom financiero para sus commodities . Estamos sorprendidos por ese comportamiento. Seguramente querían bajar los precios para estabilizar los valores internos, pero, por otra parte, es muy importante para la Argentina tener una agricultura fuerte, con productores fuertes para ser muy productivos en el futuro".

Durante la presentación también quedó en claro el papel preponderante de Brasil como jugador global. Berschauer vaticinó que pronto se convertirá en el protagonista mundial en los negocios agropecuarios y que desplazará incluso a Estados Unidos.

Berschauer destacó que la "ingeniería de genética verde" podrá aumentar el rendimiento de las cosechas alrededor del 25% en los próximos años. "No debemos cerrar los ojos a esta oportunidad por razones ideológicas", concluyó.

A la hora se señalar los principales problemas para hacer negocios en América latina, los representantes de Bayer citaron los productos falsificados y las patentes.

"Los países del otro lado del océano [por América] pueden beneficiarse mucho con la innovación, y la innovación viene de países que hacen fuertes inversiones en RAD [´investigación y desarrollo , por sus siglas en inglés) para alcanzar calidad. En la mayoría de los países de América latina es difícil tener un retorno en el tema de RAD porque, como saben, otra compañía que estudió este tipo de tecnología en soja no ha recibido ningún beneficio por eso en la Argentina [en alusión a Monsanto]. Por eso es que muchas compañías que son fuertes en biotecnología no están interesadas en llevar su tecnología a esos países.", dijo Scheitza.

Temas en esta nota

    Cargando...