Agosto, el peor mes del año para la venta de autos usados

El negocio de vender modelos de segunda mano sufrió un fuerte descenso el mes pasado. Crisis del campo, inflación y falta de crédito, las principales causas de la caída.

Por
15deSeptiembrede2008a las07:38

El enfriamiento general en el consumo parece haber llegado al sector automotriz. A la baja de ventas de 0 km, que permitió reducir notablemente los tiempos de entrega de las unidades nuevas, se le suma una fuerte caída en la comercialización de unidades usadas.

Según el informe de la Cámara del Comercio Automotor (CCA), la venta de autos de segunda mano en agosto alcanzó las 114.887 unidades, lo que significa una caída de 15% comparado con las operaciones realizadas en el mismo mes del año pasado (131.239). Si se comparan las ventas contra julio del corriente año, la caída fue de 11% (127.650 unidades). Es decir, entre un mes y otro, las concesionarias vendieron 12.417 autos menos.

Estos números significaron que las concesionarios de autos usados vivieron en agosto el peor mes del año.

En lo que se refiere a los ocho meses contabilizados del 2008, el sector acumula 962.341 unidades vendidas que, comparadas con las 890.087 del mismo lapso de 2007, significa un incremento de 8% en las operaciones.

Para Alberto Príncipe, presidente de la CCA, esta baja se debió a que los sectores de ingresos bajos “redujeron el consumo como consecuencia de la pérdida de poder adquisitivo frente al avance de la inflación y la menor disponibilidad de crédito”.

Un mes anormal

Lo cierto es que esta desaceleración del negocio que se comenzó a registrar es también producto de que, con la crisis del campo, desapareció el colchón de preventa. “Nos llegó tarde, pero nos llegó la crisis del campo. Hay sectores donde se notó con más fuerza”, dijo.

Es que la caída en las ventas no fue pareja en todo el país. Del casi millón de autos vendidos, en ocho provincias apenas se realizaron operaciones (Catamarca 0,39%; Formosa 0,39%; La Rioja 0,36%; Santiago del Estero 0,54%; Santa Cruz 0,83%; San Luis 0,89%; Jujuy 0,66% y Tierra del Fuego 0,49%). Y en otras diez, las ventas apenas significaron el 1% del total.

En cambio Buenos Aires representó el 39% de las ventas; la Capital Federal, 12%; Córdoba 12% y Santa Fe 10 por ciento.

“Esto no es normal. No sucede que en algunas regiones no se realicen operaciones. Esas fueron zonas donde la disputa entre el Gobierno y el campo se sintió con más fuerza”, afirmó Príncipe a El Cronista.

Asimismo, el titular de la CCA se refirió a que uno de los sectores sociales que más motoriza la compra de usados, la clase media, redujo sus niveles de consumo “en parte por el menor poder adquisitivo y en parte por mayor cautela. Esto se refleja en segmento de autos usados de mayor valor”, aseguró.

En el sector advierten la necesidad de controlar los costos internos (operativos e impositivos), a los que señalan como causantes de la desaceleración de la tasa de crecimiento de los ingresos. También sostienen que en tanto se achiquen los plazos de entrega de los 0 km, incidirá en la demanda y por lo tanto, en los precios. La explicación que encuentran en las concesionarias es que los compradores están “sensibilizados” y cuando el mercado no está tan demandante, la brecha entre los autos cero kilómetros y los usados comienza a incrementarse. “Si la línea económica sigue así, la brecha se va a expandir”.

Según explicó Príncipe, en los primeros ocho meses del año los usados aumentaron entre 7% y 15%, contra 2% como mínimo de 2007.

De todas formas aseguró que esta baja es “coyuntural” y confía en que septiembre lograrán revertir los números.

Por David Cayón.

Temas en esta nota

    Cargando...