Se enfría en la Argentina la producción y venta de autos

Terminales y concesionarias ya advierten que no podrán cumplir con las previsiones de fabricar este año 600.000 cero kilómetros y patentar otras 620.000 unidades.

02deOctubrede2008a las08:20

La decisión de General Motors de frenar la producción del Corsa por una semana, la posibilidad de que Peugeot suspenda personal, las menores ventas de sus modelos estimadas por Fiat, las previsiones negativas del resto de las terminales y el pesimismo que reina entre las concesionarias no son buenas noticias para la industria automotriz argentina.

De hecho, hacen prever que el sector llegará a fin de año sin cumplir con las promesas de las terminales de producir 600.000 unidades (para el mercado interno y para exportar), y de las concesionarias de vender otras 620.000 hechas al Gobierno a principios de 2008.

Claro que en ese momento, el escenario local y el internacional eran otros. La demanda crecía a pesar de las subas de precios y de la escasez de combustibles, las paritarias con los gremios estaban cerradas y no se preveían nuevos reclamos hasta 2009, y las terminales exportaban cada vez más.

Hoy, la foto es diferente. La confianza se convirtió en preocupación. Las razones se mezclan entre factores internos y externos derivados de la reapertura de la puja gremial, subas impositivas, caída de la demanda, reducción de exportaciones y miedo a que la crisis financiera de EE.UU. de paso a una crisis de expectativas que obligue a los argentinos a demorar decisiones de consumo, como la compra de un auto.

De hecho, ayer la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), difundió los patentamientos de septiembre que reflejaron ventas por 53.725 unidades, contra 48.860 de igual mes de 2007. Es decir, una suba del 10%. Pero, septiembre pasado tuvo dos días más que aportaron cerca de 8000 ventas adicionales al monto final. Descontada esta cifra del total, el sector habría llegado a 45.700 patentamientos. O sea, 3160 menos que hace un año.

Si se comparan los datos con agosto, el incremento es sólo del 6%, con 51.110 vehículos patentados. Y el acumulado de los primeros nueve meses llega a 501.854 unidades, 11% más que igual período de 2007 cuando se patentaron 453.159 vehículos, y terminó siendo el año de mayores ventas de la historia con 567.850 unidades.

Sin festejos

Para Dante Álvarez, presidente de Acara, las subas de septiembre no son para festejar. “Debemos ser muy cautos y evitar el exitismo porque hay graves problemas y un panorama de desaceleración en la firma de boletos para los próximos meses”.

Entre los problemas, el ejecutivo identificó al “desmedido” pedido de aumento salarial por parte de Smata del 65%. También se quejó del “acoso impositivo” en la provincia de Buenos Aires con la suba de Ingresos Brutos. Y sostuvo que la rentabilidad de las concesionarias “se ve seriamente amenazada” por estos temas.

Incluso admitió que este año se proyectaba como el que permitiría dar el salto a un 2009 con cifras cercanas al millón de unidades patentadas, “pero lo finalizaremos de manera ajustada con 615.000 unidades”.

Por el lado de las terminales dudan de cumplir con el objetivo de fabricar 60.000 unidades más que en 2007, cuando la producción llegó a los 544.647 0 Km.

“Nuestras previsiones son mas moderadas porque bajaron las ventas y los mercados externos que teníamos hace tres meses ya no están”, aseguró Cristiano Ratazzi, CEO de Fiat Argentina.

Según el ejecutivo, la industria no cumplirá con las estimaciones de fabricación anunciadas para este año tanto por el impacto de la crisis internacional como por los problemas endógenos que enfrenta.

Y si bien sostuvo que “por ahora Fiat no está tocada”, reconoció que la compañía redujo su producción y advirtió que “la falta de mercados y de ventas puede interferir en las inversiones”.

Temas en esta nota

    Cargando...