La soja ya cayó un 34% en tres meses

La cotización de la oleaginosa en Chicago retrocedió un 11,29% en la última semana y ya se ubica por debajo de los 400 dólares la tonelada. Pero no es el único producto perjudicado: la convulsión financiera sigue repercutiendo fuertemente en los precios de todas las commodities.

02deOctubrede2008a las16:50

La última semana de septiembre arrojó un descenso generalizado en las cotizaciones de las commodities, con algunas caídas semanales que superaron el 10%. Con excepción del azúcar y el etanol brasileño, el resto de los productos reportaron caídas en sus precios, destacándose el retroceso del heating oil, la harina de soja y la soja en Chicago. Durante el período analizado, la onda expansiva de la crisis financiera global repercutió fuertemente en las commodities, y especialmente en los granos. En efecto, el mal desempeño de los biocombustibles, las materias primas y el crudo, se debe a la crisis financiera de Estados Unidos, que comienza a dar signos de expansión hacia el resto del mundo. La evidencia de esta propagación es la caída general de las principales bolsas y la depreciación del euro.

Según los analistas, la caída es fruto de la incertidumbre ocasionada por el rechazo al plan de rescate y por la caída del petróleo. "Al retroceder un 10%, el petróleo se transformó en un componente extra de presión bajista para las commodities relacionadas con la energía, como el maíz, por el etanol, y el aceite de soja, por el biodiésel", indicó Juan Pablo Berasategui, de la correduría Morgan García Mansilla. La sensación es que las bajas van a continuar mientras los mercados financieros estén en crisis. "En estas situaciones, los mercados de granos no siguen los parámetros de decisión normales, como los stocks de producción, sino que miran a Wall Street", dijo Ricardo Baccarin, de la correduría Panagrícola. "Las fuertes bajas bursátiles son malas aliadas de los cereales, ya que en estos contextos todos apuestan a lo seguro, como el oro o los bonos del Tesoro de Estados Unidos", agregó. Para Baccarin, ante este panorama, lo más conveniente para los productores es vender parte de la cosecha a futuro para cubrir los costos de los insumos, y dejar el resto para el momento de la cosecha. "Esta crisis va a marcar un antes y un después. Y el sector más afectado va a ser el agropecuario", concluyó. Como consecuencia del cimbronazo, el oro, refugio tradicional en las crisis, registró importantes alzas en los contratos a futuro y en las operaciones al contado.

La soja estadounidense cayó un 11,29% en Chicago, mientras que el aceite y la harina retrocedieron un 7,92% y un 14,29%, siendo este último el mayor descenso semanal en materias primas. La cotización internacional de la soja superó el miércoles la barrera de los 400 dólares por tonelada y cerró a 383,9 dólares en Chicago, específicamente en su cotización para noviembre de este año. De esta manera, acumuló en el tercer trimestre del año una caída del 34%, la mayor en tres meses consecutivos desde 1973. Además de ser consecuencia de la debacle financiera internacional, también tiene que ver con el anuncio del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) de que las reservas de aceite y harina de soja superaron los pronósticos. Según la agencia Bloomberg, el USDA informó que las reservas sojeras son de 205 millones bushels, un 46% por encima de los 140 millones proyectados en septiembre. A lo largo del mes, la cotización de la oleaginosa ya retrocedió 21%. A su vez, el USDA informó que las exportaciones de la oleaginosa del país norteamericano de la semana pasada fueron de 471.000 toneladas, por debajo de las estimaciones previas.

Por su parte, la soja brasileña cayó un 8,62%, mientras que la argentina lo hizo en un 9,51%. En Argentina, apenas tres meses atrás, con la soja en Chicago rozando los 600 dólares la tonelada, no había otro tema e conversación que no fuera la renta e

Temas en esta nota

    Cargando...