Disminuye la utilización de fertilizantes en el campo

No obstante, por mayores precios, la facturación será récord.

06deOctubrede2008a las07:25

Se trata de otra expresión más de la crisis del agro en un año marcado por una fenomenal suba de costos, la incertidumbre por la política del Gobierno hacia el sector, el conflicto por las retenciones móviles, la sequía y ahora la incertidumbre por la crisis internacional. Según diversas fuentes del mercado de insumos consultadas por LA NACION, este año caerá en alrededor de un millón de toneladas el consumo de fertilizantes en el campo, que sería de 2,67 millones de toneladas, casi el nivel de 2005, cuando se vendieron 2,5 millones de toneladas.

En el sector ya cayeron los valores de los alquileres de los campos y, para complicar las cosas, aun habiendo una siembra récord de soja, la superficie total agrícola de la Argentina sería inferior a la del año pasado, según informó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Ahora, la baja del consumo de fertilizantes tampoco es un dato alentador porque una agricultura con poca reposición de nutrientes, en vez de enriquecer el suelo, lo empobrece. Así, se estima que hoy en la Argentina se extraen tres veces más de los nutrientes que se reponen. Hoy, por una producción de granos en torno a 95 millones de toneladas, la Argentina debería estar consumiendo casi el doble del nivel de fertilizantes que registra.

Paradoja
Paradójicamente, pese al menor consumo de este año, como nunca el sector de los fertilizantes reportará ventas récord: contra una facturación en torno a US$ 1900 millones en 2007, en 2008 alcanzaría los 2500 millones de dólares. En este negocio compiten grandes compañías, como Profertil, Nidera, Petrobras y Mosaic, entre otros.

La causa de la mayor facturación es simple: de un año a otro, los fertilizantes duplicaron y hasta triplicaron su precio y, así, si en 2007 el promedio para todos los productos era de 450 dólares la tonelada, ahora esa cuenta subió, como mínimo, a 950 dólares.

El año pasado, una tonelada de urea granulada -fertilizante nitrogenado- costaba 330 dólares la tonelada, pero ahora ronda los 950 dólares. Además, el fósforo, otro insumo clave, trepó de 540 a 1400 dólares la tonelada. De ahí que, pese a caer en alrededor de un millón de toneladas el consumo, el mercado total tendrá un valor de US$ 600 millones extras. "Vamos a tener menos consumo, pero una mayor facturación", señaló una fuente vinculada con una de las cámaras que agrupa a las principales compañías del sector. Igual, pese a la facturación récord, las empresas se perderían de ganar otros US$ 700 millones más por el menor consumo.

"El consumo bajará a 2,67 millones de toneladas, frente a 3,7 millones de toneladas del año pasado", proyectó Eddy Fay, director de Mosaic, una de las principales compañías del sector. En otra firma líder estimaron que el consumo tendrá entre 700.000 y un millón de toneladas menos. En el sector, diversas fuentes ubican como motivo gravitante de la caída la incertidumbre política, que no lleva a que los productores estén interesados por la tecnología. Esto conlleva riesgos.

"El peligro es el uso de menos tecnología", comentó Fay. Según el director de Mosaic, sólo por la reducción del uso de tecnología en fertilizantes habría menor producción que equivaldría a 4000 millones de dólares que se pierden. Pese a la coyuntura, Fay cree que en el mediano y el largo plazo habrá un panorama bueno.

Otros factores
También hay otros factores que influyen en el menor consumo, como la caída en más de 1,16 millones de hectáreas en el área con trigo y la reducción de la superficie con maíz, que bajaría unas 650.000 hectáreas.

El trigo y el maíz son cultivos que demandan un gran uso de fertilizantes. Y la caída de área en ambos cultivos repercute fuerte. Así, se estima que en trigo se utilizarán 300.000 toneladas menos de ferti

Temas en esta nota

    Cargando...