La sequía redujo hasta un 11% el precio del ganado en pie

Las categorías vacunas de consumo tocaron un piso por la sobreoferta que generó la falta de alimento en los campos. Solo lluvias abundantes podrían hacer que el valor se recomponga.

Por
06deOctubrede2008a las07:26

En los últimos tres meses, la única buena noticia que recibió el sector agropecuario nacional fue el voto “no positivo” de Julio Cobos, que echó por tierra la aspiración oficial de implementar nuevas subas a las retenciones, además de hacerlas móviles.

En ese período, no sólo los precios de los granos sufrieron fuertes retracciones, sino que la sequía impidió en algunos casos y retrasó en otros la siembra de trigo, maíz y girasol. Como si eso fuera poco, también se retrajeron los precios de la hacienda, hasta un 11%, por la necesidad de los ganaderos de liquidar stocks para evitar que los animales murieran deshidratados o desnutridos en el campo.

Según el último informe sobre el mercado de hacienda publicado por Aacrea, en el último trimestre “se puede observar un deterioro importante del precio de la hacienda, principalmente de las categorías livianas”.

Los analistas de la entidad destacan que, en el caso de los terneros –categoría que ha sufrido las mayores mermas de valor–, “la disminución ha sido del 11% para septiembre respecto de junio”, de unos $ 3,90 a $ 3,50 el kilo. Siguiendo la tendencia, las vaquillonas bajaron 7%, y el precio pagado por los novillitos cayó un 6%.

Según Aacrea, esos menores valores responden “a la desproporción entre oferta y demanda”. El aluvión de carne en pie vertida al mercado es consecuencia de la sequía, pero también ayudó, según el informe, “la regularidad con que vienen saliendo animales de los numerosos feedlots en funcionamiento”. A eso se suma que el sistema de control de las exportaciones de carne impide enviar más producción al exterior cuando existe una sobreoferta, hecho que podría haber paliado el efecto bajista.

Mientras se desarrolla una nueva protesta agropecuaria que dispone la no comercialización de granos y hacienda hasta el próximo miércoles inclusive, la medida no debería ocasionar aumentos, según indicaron los dirigentes ruralistas.

Ventas extremas

Según Aacrea, las ventas de terneros en septiembre fueron 29% mayores que en el mes previo, mientras que se comercializó un 26% más de novillitos y un 17% más de vaquillonas en el mismo período.

Estas nutridas ventas contradicen la estacionalidad habitual, ya que las mayores lluvias esperadas para el inicio de la primavera suelen generar una retención mayor del ganado en los campos, a la espera de pasturas que permitan agregar unos kilos y lograr precios más ventajosos.

El cuello de botella del último mes ocasionó una caída del precio del orden del 6% en el caso de los terneros, 5% para los novillitos y 4% en las vaquillonas, respectivamente.

Sólo una fuerte recomposición de las lluvias en las próximas semanas podría alentar a los productores ganaderos a mantener la hacienda en el campo, con una leve retracción de oferta que les permita retomar los precios del mes de junio.

Según el informe, “es difícil prever cómo seguirá la situación hasta fin de año”, o si se podrá recuperar el precio, teniendo el cuenta que el Gobierno no parece tener intención de modificar su política de restricción a las exportaciones.

Temas en esta nota

    Cargando...